miércoles , 20 enero 2021

«Estábamos pintando unos ratones en forma de triángulo»: Niña sobreviviente de kínder de Quilá

«Estábamos pintando unos ratones en forma de triángulo»: Niña sobreviviente de kínder de Quilá

Samuel Sánchez Rubio

Culiacán, Sinaloa (Café Negro Portal).- Sus ojos rojos y su rostro desencajado evidencian las horas de dolor y de desvelo que ha vivido Cristian Saúl García, padre desde Cristian Alí, el pequeño que apenas unas horas, con todo el dolor de su corazón, sepultó.

Aún a las afueras del hogar que habitaba Jesús Raúl permanecen las carpas y sillas de su velorio.

Al ver la presencia de prensa, los deudos de pequeño cierran la puerta y solo una mujer, la tía del pequeño, abre la puerta del hogar y expresa que no se encuentran en condiciones para recibir a ninguna persona.

A escasos metros se escucha el llanto de una mujer que llora a su hijo.

En una camioneta se encuentra Cristian Saúl García, el padre de Cristian Alí. Se percibe desmejorado y su mirada perdida delata una gran tristeza.

La decisión del juez tercero del ramo penal lo tomó por sorpresa, aunque reconoce que no todo fue culpa de Jesús Esteban Rosales, el chofer que se impactó en una camioneta contra el kínder Luis Donaldo Colosio, provocando la muerte de su hijo y de otro más, así como lesiones en otros cuatro pequeños.

«No sé qué va a pasar, me pongo a pensar que mi hijo ya no está con nosotros, pero él llevaba el carro, pero tanto así que salga de un día para otro», cuestiona este padre de familia, afligido aún por el dolor.

Cristian Saúl García cuenta que ha pasado las últimas horas dándole vueltas a sus pensamientos, pidiéndole una respuesta al Todopoderoso por qué a su hijo le fue arrebatada la vida de un momento a otro, sin poder despedirse, darle un último beso y un abrazo.

Su mente aún no logra asimilar cómo ese chofer cubrió de gris sus días para siempre, pero confía que solo el paso de las horas y sus pensamientos con Dios lo llevarán a tomar la mejor decisión: revocar la decisión del juez o permitir que el presunto responsable de la muerte de su hijo logre su libertad, pagando una fianza por dos salarios mínimos, alrededor de 140 mil pesos, por ser considerado por la ley como delito no grave, pese haber provocado la muerte de dos menores de edad, lesiones en cuatro más y daños en infraestructura educativa.

«Al momento yo no sé qué hacer, quiero dejar pasar el tiempo, tomar la decisión que sea mejor para todos», pronunció.

La casa de Faviola Gavilanes, maestra del jardín de niños donde ocurrió la tragedia, permanece en silencio. Se toca la puerta pero nadie responde; los padres de familia cuentan que hace días no la ven.

«Pues había dicho que la habían llevado al hospital, porque sí se encontraba muy consternada», dijo una madre de familia.

Tampoco se les ha comentado cuándo sus hijos podrán retomar clases.

El jardín de niños es vigilado por un elemento de la policía de Culiacán.

Desde el exterior se observan los escombros, las paredes de color azul de ese salón de clases y en el centro, sobre el suelo, la luz de una veladora ilumina esta trágica postal.

El dolor no solo se ha apoderado de los familiares de los niños que perdieron la vida, sino también de los pequeños que resultaron lesionados.

Cande García, mamá de Camila, una de las niñas que afortunadamente sobrevivió a la tragedia, cuenta que todos los días al despertar le agradece a Dios por haber protegido a su niña.

A Camila se le alcanza a percibir un moretón es la barbilla, una de las lesiones que dejó el impacto de la camioneta.

Sonríe mientras pasea una carreola en el patio de su casa y realiza un dibujo en una de las libretas que acostumbra llevar al kínder.

«Me golpeé en el kínder, pero ya no me duele y quiero regresar, porque ya pronto voy a ir a la primaria», respondió.

Y después, al preguntarle por qué le gustaba asistir al jardín de niños, respondió:

«Estábamos pintando unos ratones con forma de triángulos y los remarcábamos», expresó tras referirse a la actividad que realizaba junto con sus compañeros de clases antes de que el vehículo se impactara contra su salón de clases.

IMG_0320

La comisaria de La Compuerta Quilá, Leticia García Lizárraga, dio a conocer que este lunes diversas autoridades, al parecer de Conafe, visitaron la comunidad para valorar el estado de las instalaciones del kínder Luis Donaldo Colosio.

Pero ante el planteamiento de padres de familia, quienes aseguran que sus hijos se rehúsan a regresar a las mismas instalaciones, se analiza la construcción de una nueva infraestructura en otro predio de los alrededores.

«Ese kínder que ya lo quiten de ahí, porque no queremos otro desastre como ese, ya pasó dos veces», expresó, haciendo referencia a un suceso que ocurrió años atrás, al impactarse un vehículo en el área de las canchas deportivas ubicadas junto a este jardín de niños.

Aunque se cuenta con un terreno para edificar un nuevo kínder, aún se desconoce cuándo podría iniciarse su construcción.

 

Simple Share Buttons