viernes , 15 noviembre 2019

Un hijo de Rodolfo Carrillo Fuentes ordenó secuestro del empresario Ernesto Valdez

Un hijo de Rodolfo Carrillo Fuentes ordenó secuestro del empresario Ernesto Valdez

Un hijo de Rodolfo Carrillo Fuentes y de Genoveva Quevedo, identificado como Jaime Eduardo Quevedo Gastélum, líder de una célula delictiva dedicada al plagio y homicidio de las víctimas, ordenó el secuestro del empresario Ernesto Alonso Valdez Solano en complicidad con otras personas.

Marco Antonio Higuera Gómez, procurador de Justicia de Sinaloa, confirmó que en el domicilio del fraccionamiento San Carlos donde se registró ayer un enfrentamiento entre elementos de la Policía Ministerial del Estado y de la Unidad Especializada Antisecuestro (UEA) contra presuntos delincuentes, fue el sitio donde se había mantenido en cautiverio al empresario luego de ser privado de su libertad el pasado 11 de abril en las inmediaciones de su domicilio en el fraccionamiento Bonanza.

Descartó que se haya tratado de un operativo fallido, ya que al acudir a este domicilio, ubicado en la calle sierra Tarahumara del fraccionamiento San Carlos, donde los agentes de seguridad fueron recibidos a balazos, tenían conocimiento, por las declaraciones rendidas por el primer detenido, Luis Alberto Pérez Jacobo, la persona que presuntamente participó como puntero en este secuestro, que la víctima había sido privada de su vida.

Higuera Gómez aseguró que todos los casos de secuestro la UEA siempre busca prevalecer las negociaciones que puedan establecer los familiares de las víctimas con los delincuentes, sin embargo, «cuando tienes ya conocimiento que la víctima puede estar privada de la vida es cuando se establece primeramente el interés de ubicar el domicilio porque tienes que corroborar la certeza de lo que está diciendo la persona si no hubieran sido recibidos con disparos el grupo de la policía ministerial y la unidad especializada lo único que hubiera sido es que se constata que existe el domicilio y pedimos el cateo».

Esta información fue corroborada en las resultados de la necropsia practicada al cadáver de Valdez Solano, que reveló que perdió la vida entre 13:30 a 14:00 a causa de pérdida de sangre, luego de sufrir dos heridas por proyectil de arma de fuego calibre .223.

«Lo muestra es que no estamos en un rescate fallido, la necropsia nos dice que el momento en que se llegó (al domicilio, alrededor de las 15:00 horas), la persona ya había sido privada de la vida», aseguró.

Tras el enfrentamiento a balazos por más de dos horas, se logró detener a José de Jesús Sosa Paredes, alias «El Pepe», quien presuntamente privó de la libertad a la víctima y a las afueras de un fraccionamiento de la capital sinaloense a Jaime Eduardo Quevedo Gastélum, líder de la banda, y a sus escoltas Miguel Ángel Castillo Carrillo y Nelson Quintero González, y posteriormente a Juan Luis Castro Godoy.

Los abatidos de la refriega fueron identificados como Jorge Joel Echeverría Portillo, alias «El Coki», y Cristian Paúl Benitez Ortiz, quienes cuidaron a la víctima durante el secuestro.

Higuera Gómez señaló que el modus operandi de esta cédula delictiva «era privar de la vida y que solo en una ocasión de las primeras dejaron libre a una persona porque era el abuelo del jefe de la célula, pero quien fue a pagar el dinero por su liberación fue privado de la vida. También hace referencia que en diciembre tuvieron otro secuestro en la ciudad de Guasave y que la víctima se la trajeron al poblado de Los Pochotes, Navolato y que el padre de las víctima entregó la cantidad superior a dos millones y medio para liberar a su hijo; a los dos los privaron de la vida y los sepultaron clandestinamente en el poblado Los Pochotes, sindicatura de La Palma, municipio de Navolato».

Los detenidos podrían alcanzar una pena de 80 a 140 años de prisión por el delito de secuestro agravado, entre 12 mil a 24 mil días de multa de conformidad, de acuerdo a lo que establece la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en materia de Secuestro, excepto Miguel Ángel Castillo Carrillo y Nelsón Quintero González, ambos escoltas del líder de la célula delictiva, al encontrar que no participaron en el secuestro del empresario.

Sin embargo, fueron puestos a disposición de la Procuraduría General de Justicia de la República por violación a la Ley Federal de Arma de Fuego y Explosivos.

En el domicilio donde fue privado de su vida el empresario fue asegurado un arsenal de uso exclusivo del Ejército, casquillos percutidos y 680 cartuchos de diverso calibre. Además una camioneta y celulares.

¿CÓMO LOGRAN UBICAR EL DOMICILIO DONDE SE ENCONTRABA EN CAUTIVERIO LA VÍCTIMA?

Luego de la detención de Luis Alberto Pérez Jacobo, en su declaración dio a conocer que la privación de la libertad de Ernesto Alonso Valdez Solano se había perpetrado la madrugada del pasado 11 de abril en el fraccionamiento Bonanza cuando la víctima llegaba a su domicilio.

Mismo día en que los secuestradores realizaron una llamada telefónica a los familiares de la víctima pidiendo por su liberación la cantidad de 70 millones de pesos.

«Esta persona, al rendir declaración ministerial, proporcionó información relacionada con los integrantes de la cédula que realizó el secuestro y la privación de la vida de la víctima», señaló Marco Antonio Higuera Gómez, procurador de Justicia de Sinaloa.

Pérez Jacobo refirió que dos días antes de realizar el secuestro siguieron a la víctima a bordo de un vehículo, además rentaron un departamento frente al domicilio del empresario para vigilar sus movimientos.

Señaló a Jaime Eduardo Quevedo Gastélum como el líder de la organización delictiva y quien había ordenado el secuestro de la víctima.

Después de un trabajo de inteligencia, las autoridades lograron aprehender a Quevedo Gastélum y a sus escoltas mientras salían de un fraccionamiento.

Al declarar, dieron a conocer el domicilio donde habían mantenido privado de su libertad al empresario, por lo cual «personal del ministerio público y agentes investigadores se trasladan para ubicar el domicilio que señalaron para verificar la existencia del mismo que era el lugar de cautiverio de la víctima».

Finalmente, al arribar a este domicilio del sector San Carlos para realizar un cateo, los agentes de seguridad fueron recibidos por los delincuentes con detonaciones de arma fuego, lo cual generó que los agentes repelieran la agresión, detalló.

Higuera Gómez enfatizó que previo a la llegada de agentes de seguridad a esta casa habitación, tenían conocimiento que el empresario había sido privado de su vida de acuerdo a las declaraciones hechas por los detenidos.

JAIME EDUARDO QUEVEDO GASTELUM O JAIME EDUARDO CARRILLO QUEVEDO

 

JORGE JOEL ECHEVERRIA PORTILLO

JOSE DE JESUS SOSA PAREDES

JUAN LUIS CASTRO GODOY

MIGUEL ANGEL CASTILLO CARRILLO

NELSON QUINTERO GONZALEZ  (1)

 

LUIS ALBERTO PEREZ JACOBO

Síguenos con solo darle «Me gusta» a nuestra página www.cafenegroportal.com.

 

 

Simple Share Buttons