miércoles , 20 enero 2021

Armando Leyson…Otra raya más al tigre

¿Por qué Armando Leyson, alcalde de Guasave, se atreve a salir a defender algo que en otros tiempos hubiera sido indefendible, como es justificar con todo el cinismo del mundo el jugoso sueldo de casi 70 mil pesos mensuales que recibe su asistente personal?.

Bueno, hay que decir algo en su defensa: En estos tiempos, donde la impunidad es la patente sinaloense, todo se puede hacer sin el menor recato y sin el menor temor.

Armando Leyson con toda normalidad salió a decir que su asistente merecía y valía el sueldo de casi 70 pesos mensuales porque hace el trabajo de diez gentes.

Así, con esa claridad, salió a responder a las críticas hechas a través de algunos medios de comunicación, una vez que se detectó el jugoso sueldo nominal que devenga su asistente.

Pero lo peor del caso es que en un estado y en un país sin instituciones sólidas que garanticen justicia, que garanticen la aplicación de la ley y que garanticen el combate a la corrupción, Armando Leyson puede hacer lo que hace y decir lo que dice porque finalmente no pasa nada.

¿Quién le pudiera decir algo al alcalde de Guasave?. Su jefe político, el gobernador. No creo. No hay la calidad moral – no poder  –ojo– para hacerlo. Lo hecho por Armando Leyson son nimiedades al lado de las arbitrariedades denunciadas y cometidas en el Gobierno del Estado.

La Auditoría Superior del Estado tampoco ha demostrado ser la institución que pueda sancionar a un alcalde que dispone del recurso público a su arbitrio para pagar jugosos sueldos a su gente allegada.

La ASE al día de hoy se encuentra convertida en el garrote del gobernador y en la principal tapadera de todas las cloacas de corrupción ventiladas. Toño Vega, el auditor, ha quedado mucho a deber, cuando menos hasta el momento.

El Congreso del Estado tampoco es la institución que se pudiera pensar frenar los excesos de un alcalde como Armando Leyson, porque a juzgar por la experiencia conocida. Finalmente los diputados y quienes jalan los hilos de la Cámara de Diputados terminan por aprobar sus cuentas públicas sin importar si hubo o no manoteo de los recursos.

Así, sin quien pueda poner orden, sin quien llame a cuentas y sin una institución capaz de sancionar a los funcionarios que pudieran estar haciendo mal uso de su poder, se entiende que el alcalde de Guasave, Armando Leyson, pueda salir a defender lo indefendible, al fin y al cabo no hay quien le pueda hacer algo.

Así sin quitarle ni ponerle

Habrá que estar pendientes.

Simple Share Buttons