miércoles , 27 enero 2021

Lo recomendable. Diputado del PRI le cambia el nombre a Shakespeare; «hay que recordar a Chequespier»

Lo recomendable. Diputado del PRI le cambia el nombre a Shakespeare; «hay que recordar a Chequespier»

Irene Medrano Villanueva

Hay que recordar a ¡Chequespier…!, dijo muy orondo el diputado del PRI César Fredy Montoya a sus compañeros legisladores desde la tribuna, al hablar de los grandes de la literatura universal.

Al conmemorar el Día Internacional del Libro, la legisladora Nubia Xiclali Ramos, al concluir su intervención, desde la tribuna, se dirigió a sus compañeros para hacerles una pregunta y una reflexión sobre cuántos libros leen al año y qué tipo de lectura, porque es necesario leer para expresarse bien, aprender ortografía y leer bien.

Luego el diputado César Fredy Montoya, queriendo dar clases de cultura, pidió la palabra y en tribuna recordó a Miguel de Cervantes Saavedra, a Garcilazo de la Vega «El Inca» y a William Shakespeare, “Chequespier”.

El salón se llenó de asombro y de risas contenidas de los diputados, pero al concluir la sesión pocos se aguantaron y festinaron el resbalón del diputado, al que ahora le vamos a llamar “El Chequespier”.

Pero si de lectura se trataba, los asistentes “sufrimos penas ajenas”, decían al escuchar leer en tribuna al diputado Óscar Valdez, a quien no se le entendía, ya que hacía pausa donde no debía y se perdía el sentido de lo que quería decir.

“Está como el Peña Nieto”, advertía una reconocida maestra de la Facultad de Economía de la UAS, luego lo quería justificar: “es que se le traba la lengua”.

“Es mi amigo, pero me da pena…”, insistía, y aseguraba que ella no le dio clases en la FECA. “Ojalá le hubiera dado porque lo primero que hubiera hecho es enseñarlo a leer”, señalaba.

¿Qué diputado ya no me conoce?, preguntaba la maestra a uno de los legisladores priistas, para luego comentarle la “pésima” lectura de Valdez López y el diputado lo justifica: “es que eso no es su fuerte, tiene otras virtudes”.

“Sinceramente no les da vergüenza”, añadió la señora Olga de Lourdes Carrillo, quien nuevamente estaba en el recinto parlamentario esperando el apoyo de algunos diputados para la instalación de una biblioteca.

“Con estos diputados eruditos, algún día la van apoyar”, bromeaban.

La sesión iniciaba con “34 diputados”, señalaba el secretario Ramón Lucas Lizárraga. ¡Con 35!, gritaba el diputado José Felipe Garzón López al llegar corriendo a la sesión.

“Por qué llega tarde”, lo regañaba el secretario.

¡Ya está aprendiendo, al rato supera a la presidenta!, bromeaban los legisladores.

En asuntos generales el diputado Óscar Javier Valdez, al fijar el posicionamiento sobre medidas de ajuste presupuestal adoptadas por el gobierno de la República, por la caída drástica de los precios del petróleo, aunque nadie le puso atención, los diputados ya traían el acordeón para refutar el tema.

La primera que cuestionó las medidas del gobierno federal fue la diputada Laura Galván Uzeta

“Esta sí sabe leer”, señalaba la maestra de la FECA, luego el diputado Héctor Melesio Cuén se refirió a los precios del petróleo y llamó a acabar con la corrupción.

Se pasó a otro tema, donde el diputado Miguel Ángel Camacho pidió que el síndico procurador de Ahome inicie las investigaciones correspondientes y se deslinden las responsabilidades a que hubiera lugar, ya que la ley establece que no se podrán adjudicar contratos a cónyuges o parientes.

“Mi posicionamiento surge a raíz de las declaraciones expresadas por el regidor priista en Ahome, de apellido Blonch y hechas públicas en medios, en el que reconoce que se adjudicó a la esposa del contralor del ayuntamiento un contrato por el monto de 671 mil 638 pesos”, indicó.

De esta primer circunstancia se deduce, entonces, añadió, la falta de controles internos eficaces por parte de la administración municipal y la inexistente coordinación de las dependencias para revisar que los actos administrativos se lleven a cabo conforme a derecho, ya que por la función del contralor éste debió revisar el contenido del contrato y las bases para su adjudicación por el monto.

Luego el diputado José Roberto González pedía la palabra y en tribuna arengaba en contra del sindicalismo y aseguraba que este problema y la baja del petróleo tiene postrado al pueblo mexicano.

La presidenta de la mesa directiva le recordaba que el tema ya había pasado. “Diputada presidenta, yo le pedí la palabra desde antes…”, le dijo, a lo que la presidenta aceptó su omisión y le permitió continuar con la exposición, donde pedía que a esos grandes privilegiados también les ajusten el cinturón “porque lo que más preocupa son los mexicanos”.

“Qué bueno que no dijo que su peor defecto es ser mexicano como dijo un candidato del partido humanista en Aguascalientes”, recordaban los legisladores.

El diputado del PT Leobardo Alcántara le pidió que se dejara de palabrerías y se pusiera a trabajar “porque qué hicieron cuando fueron gobierno. «Hay que ser congruente…”, preguntó.

“Ya basta de tanto bla..,bla…bla… hay que trabajar”, remató el diputado.

¡Trabajar y aprender a leer !, decían los asistentes a la sesión.

Café Negro/El Sol de Sinaloa.

Simple Share Buttons