viernes , 23 julio 2021

Se ahoga Edgardo Burgos con su lengua

Osvaldo Villaseñor

¿Qué paso con la última bravuconada del dirigente estatal del PAN en Sinaloa, Edgardo Burgos Marentes?. Y es que hay que recordar que Edgardo Burgos se quejó de que su ex candidato a la alcaldía de Ahome, Ernesto García Cota, hacía campaña en contra de su partido y apoyaba a quien dicen es el candidato del gobernador en Ahome.

La queja fue tan brava, muy a su estilo, que incluso condicionó al gobierno de Malova a separar de su cargo a Ernesto García, quien despacha en el CEAPAS de Sinaloa o, de lo contrario, el PAN abandonaría la mesa de la distención electoral. En pocas palabras, rompería los acuerdos que mantiene con el gobierno y que hay que decirlo, lo mantienen supeditado y a las órdenes del gobierno.

Sin embargo, como ha sucedido en otras ocasiones, ha caído más rápido un hablador que un cojo y de nuevo Edgardo otra vez quedó nuevamente como un hablador y volvió a morder el polvo.

El martes por la mañana, trascendió incluso y manejado por un funcionario de primer nivel del gobierno de Malova, que la salida de Ernesto García del CEAPAS era inminente y que incluso ya tenía el gobernador Malova en sus manos su renuncia y solo bastaba que se diera la reunión con el dirigente panista para entregarla en caso de que no hubiera otra opción.

Pues bien, algo pasó en esa reunión entre la gente del Tercer Piso y el dirigente panista. Quizá le recordaron a Edgardo Burgos que no se manda solo, quizá le hicieron otra vez entender que no puede andar bravuconeando así nada más como así o quizá le recordaron los acuerdos y compromisos que tiene.

Lo cierto es que al día de hoy Ernesto García sigue al frente del CEAPAS, gozando de cabal salud política y otra vez quien despacha en la dirigencia estatal del PAN quedó evidenciado por él mismo. Hay que decirlo, de hablador.

Incluso, la salida de Ernesto García se llegó a ver como una jugada o carambola de doble baranda, pues con ella oxigenaba una dirigencia deteriorada del PAN, por un lado, y por el otro, soltaban a Ernesto García para que se viniera a Ahome, ahora si como enemigo público del PAN a hacer lo que de todas maneras anda haciendo, pero ahora sin ningún impedimento legal.

Aun así, algo pasó en ese trayecto entre la bravuconada aventada por Edgardo Burgos y la reunión que sostuvo con la gente del Tercer Piso, que una vez más lo hizo cambiar de opinión o lo hicieron cambiar de opinión.

Por lo pronto, otra vez, solito Edgardo Burgos se ahogó de nuevo con su propia lengua.

Así sin quitarle ni ponerle

Habrá que estar pendientes.

 

Simple Share Buttons