viernes , 22 enero 2021

Nelson Quintero, «un niño de bien; no un delincuente», defienden sus ex compañeras

Nelson Quintero, «un niño de bien; no un delincuente», defienden sus ex compañeras

Irene Medrano Villanueva y Carlos Rosas

Culiacán, Sinaloa (Café Negro Portal).- De alumno estrella a “presunto delincuente”, es lo que no cabe en la mente de quienes conocen a Nelson Quintero González, acusado de portación ilegal de armas de fuego y explosivos de uso exclusivo de las fuerzas armadas.

Sus compañeros de estudios y quienes lo conocen la noticia, “les cayó como un balde de agua fría”, porque lo único que le conocieron es su entrega al estudio, amante del deporte y con grandes anhelos de ser un profesionista exitoso.

El joven estudiante de 19 años de edad fue inculpado por la Procuraduría de Justicia del Estado como escolta de Jaime Eduardo Carrillo Quevedo, hijo de Rodolfo Carrillo Fuentes, a quien se señala como responsable del secuestro y muerte del empresario Ernesto Alonso Valdez Solano.

Nelson fue detenido junto con Miguel Ángel Castillo Carrillo y fue recluido en el Centro de Ejecución de las Consecuencias Jurídicas del Delito de Culiacán, quienes fueron aprendidos el 21 de abril como parte de las investigaciones realizadas por la fiscalía estatal luego de la balacera registrada en la colonia San Carlos, donde perdió la vida el empresario.

Quienes conocen a Nelson, originario de Los Mochis ponderan su buen desempeño escolar de Nelson, a quien le valió hacerse acreedor de una beca completa en el Tecnológico de Monterrey.

“Era muy inteligente, muy aplicado, bien responsable”, destaca una ex compañera de la escuela secundaria ETI II de la ciudad de Los Mochis, quien se dijo sorprendida por la detención de uno de sus mejores amigos.

La estudiante cuyo nombre pidió se omitiera, recuerda que desde hace 7 años conoce a Nelson y la última vez que lo vio fue en diciembre del año pasado en una posada, donde le manifestó sus deseos por salir adelante y convertirse en un excelente profesionista.

Señala que Nelson y ella estuvieron juntos los tres años de secundaria y posteriormente coincidieron en el CECYT, pero al joven le tocó otro salón de clases.

“En promedio siempre fue de 10 y por ello, siempre le daban diplomas. La generación de la secundaria llevó su nombre por alto promedio que tuvo”, manifiesta.

Durante infinidad de encuentros que sostuvo con Nelson, agrega que siempre le manifestaba su gusto por estudiar y salir adelante.
Nelson sabía que la carrera de Ingeniería en Bionegocios le dejaría buenas oportunidades de trabajo porque estudiar en el Tec de Monterrey le daría un plus por ser una de las mejores universidades del país, señala la estudiante.

“Al salir de una escuela así, sabes que vienes bien recomendado, pues”, indica la joven.

Incluso, dio a conocer que en diciembre Nelson, quien estudiaba el segundo semestre de dicha carrera, llegó a su casa y platicó con su madre, a quien lo vio muy animado y dijo que “estaba muy padre su carrera, que se sentía muy a gusto, que sí extrañaba a su mamá de repente, por la distancia”.

Y es que, sostiene, para poder estudiar y salir adelante, Nelson tuvo que venirse a radicar a Culiacán para estudiar la carrera.

Asegura que la familia de Nelson no es de dinero, son de clase media.

“Lo becaron a él al cien por ciento”, puntualiza.

“La verdad que cuando yo vi la noticia (de la detención de Nelson) porque yo no me enteré por su mamá ni nada. A mí me pasaron la noticia mis compañeros de la secundaria y les dije no es él, no es cierto, pero pues a él lo conozco, su cara y aunque muchas veces son parecidos, dije: Sí es él”, reseñó la joven.

Manifiesta que tampoco los padres de ella daban crédito de lo sucedido ya que conocen a Nelson desde hace mucho tiempo.

“Yo sé cómo piensa, yo sé cómo es él. Dije: No, él no es tan tonto como para arruinar sus estudios”, agrega.

En una ocasión Nelson le aseguró que él jamás cometería algún delito porque él quería salir adelante y no arruinar su vida, afirmó la joven, quien dijo estar confiada en su inocencia.

Una compañera de Nelson en la preparatoria reafirma que el joven es un chavo de bien, estudioso y respetuoso.

“De verdad, era el alumno estrella, era el que estaba con los profesores siempre ahí. De hecho, los mismos profesores estaban muy encariñados con él porque siempre era el mejor alumno. Aparte que era un grupo de puros hombres, él era siempre muy atento con las mujeres. O sea, un caballerito en toda la extensión de la palabra”, dijo.

Nelson siempre estaba allí con los maestros, el típico niño que no se quedaba con la duda, señaló la joven, quien también dijo estar sorprendida por la detención de uno de sus mejores amigos.

“Me acuerdo que hasta correteaba a los profes si algo no llegaba a entender. Era un niño que tenía muy buenos planes de vida”, expresa.

Comenta que Nelson y ella estuvieron en el concurso estatal de prototipos para ayudar a las personas con discapacidad. Incluso, su amigo tenía como meta crear prótesis. “Nos fue muy bien en ese concurso”, afirma.

La última vez que vio a Nelson fue en octubre ya que frecuentemente la visitaba y le aseguraba que tenía muchas ganas de salir adelante y cumplir su sueño de estudiante.

“Tenía muchos proyectos muy padres, ganas de crear prótesis, siempre regresaba a la preparatoria para saludar a los maestros”.

De la detención de su amigo dijo: ”me sacó muchísimo de onda…ya que Nelson es un hombre de futuro, de proyectos y no es un delincuente”.

“De hecho mi mamá estaba muy preocupada porque nos tocó vernos trabajando en el proyecto. Mi mamá siempre bien atenta de yo te llevo para lo que se ofreciera”, dijo.

Ambas jóvenes confían en que se esclarezca el asunto para que Nelson logre cristalizar su sueño: convertirse en ingeniero en bionegocios.

 

Simple Share Buttons