martes , 26 enero 2021

Si Jonás Guerrero es culpable, que se le castigue: Grupos civiles

Si Jonás Guerrero es culpable, que se le castigue: Grupos civiles

Irene Medrano Villanueva

Mientras la Diócesis de Culiacán guardó silencio y un hermetismo total en el caso del obispo Jonás Guerrero Corona, a quien se le acusa, entre otros clérigos, de presunto encubridor a sacerdotes pederastas, grupos civiles locales se pronunciaron a que se esclarezca el caso y si es culpable, que se le castigue.

Durante una reunión de trabajo que sostuvieron diputadas y diputados integrantes de las Comisiones unidas de Puntos Constitucionales y Gobernación, de Educación Pública y Cultura, de Derechos Humanos, y de Equidad Género y Familia, con organismos de diversas asociaciones civiles que se encuentran a favor de la Ley de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Sinaloa, las participantes acusaron que es la iglesia la que está en contra de esta Ley.

Señalaron que con que calidad moral el obispo está hablando del bienestar de los niños, al encabezar al grupo de inconformes cuando está siendo acusado de encubridor de pederastas, demandando que se le investigue hasta llegar a sus últimas consecuencias y si es culpable, que se le castigue.

Magaly Reyes, coordinadora de la Red Milenio Feminista, lamentó que en el Congreso del Estado haya habido “un atorón” producto de las voces de un sector de la población que se respeta, pero involucran creencias personales y no acatan el estado laico.

Recordó que este dictamen armoniza la ley la Ley General de las Niñas y Niños. «Aquí no se trata de que la ley le dé derechos a los padres de familia, sino a los niños», y que no vengan los que están en contra a decir que la sexualidad, educación y salud es responsabilidad de los padres de familia, porque eso ya es de todos conocido, no es a través de una ley, que se les responsabilice porque es su obligación y “no quieran convertir a la familia en diosas o diablos”.

Rosario Hernández Guerrero pidió a los padres no tenerle miedo a la educación sexual de sus hijos, sin embargo, dijo que para hablarles del tema de sexualidad es necesario que lo hagan especialistas como los sexólogos, y no psicólogos o ginecólogos y otros que no conocen del tema.

La presidenta de la Asociación Sinaloense de Universitarias, Ana Lidia Murillo, llamó a los que están en contra de esta ley tanto diputados como sociedad de padres de familia a que se pongan de acuerdo y se deje de un lado el objetivo principal de la ley que es la protección de los niños, además de cuidar que no se caiga en la inconstitucionalidad.

Natalia Reyes, del Colectivo de Mujeres Ativas de Sinaloa, lamentó que haya ciertos grupos que los embarazos no lo vean como un problema social, sino moral.

Dijo que Sinaloa está muy rezagado en el aspecto de educación sexual. Por eso les encargo a los diputados el tema, “no lo suelten”, pidió.

Las participantes lamentaron que todavía en el estado la educación sexual sea un tabú y que los niños y niñas desde que nacen exploran su cuerpo y muchos padres en lugar de educar, los regañan “déjate eso cochino”.

Dijeron que falta mucha cultura en el medio, ya que el placer va más allá de lo sexual.

Por su parte, la diputada del PAS Rosario Sánchez Zataráin lamentó que la polémica que se dio en días pasados fue a raíz de tanta desinformación que circuló entre la sociedad y conminó a la sociedad a conocer a detalle la mencionada ley.

“Cada niña que se esté embarazando, enfermando o abortando, es una emergencia. Es indiscutible que la política del avestruz nunca ha funcionado. Si logramos que una niña no se embarace, no se enferme, que una sola niña no se muera, este trabajo, que debemos hacer y fortalecer, ya no será infructuoso”, advirtió el presidente de la Comisión de Salud y Asistencia Social del Congreso del Estado, diputado Víctor Manuel Díaz Simental

“Se trata de niñas y mujeres menores de 20 años de edad, de los cuales alrededor del 80 por ciento no fueron planeados, por no decir el cien por ciento. Madres que, en su mayoría, son de escasos recursos económicos y de un bajo nivel de escolaridad”, lamentó

Puntualizó que es una realidad creciente que el inicio de las actividades sexuales sucede cada vez a más temprana edad y sin orientación, lo cual expone a la adolescencia a embarazos no planificados, partos de alto riesgo, enfermedades de transmisión sexual, discriminación, cambios negativos en sus proyectos de vida y otras situaciones catastróficas, no solo de salud, sino de carácter social.

Café Negro/El Sol de Sinaloa

Simple Share Buttons