viernes , 15 enero 2021

Las redes sociales nos convirtieron en los publicistas de nuestra vida

Las redes sociales nos convirtieron en los publicistas de nuestra vida

Ciudad de México, (La Jornada).- Las redes sociales nos han convertido en los publicistas de nuestra propia vida. Esto porque el consumismo ha ido colonizando nuestra intimidad. Nos queremos ver a nosotros mismos y mostrarnos a los otros como un anuncio publicitario, plantea el filósofo y sociólogo catalán César Rendueles (Girona, 1975), autor del libro Sociofobia: el cambio político en la era de la utopía digital.

La obra es un ensayo en el que el autor cuestiona un dogma al que llama ciberfetichismo, que es la idea de que la red ha generado una realidad social disminuida, no aumentada. Hoy en día existe el consenso de que el uso de esas tecnologías representará la solución para la mayor parte de los problemas de la humanidad, pero sin la necesidad de debatir y llegar a acuerdos. Pensamos que sólo tenemos que concurrir a Internet y expresar nuestra opinión y la solución vendrá sola.

En entrevista con La Jornada, define a las redes sociales como un Prozac para los usuarios. Nadie confundiría llevar una buena vida por el hecho de usar antidepresivos, pero sirven para ir saliendo, para sobrellevar esta realidad.

Rendueles sugiere que no serán las tecnologías per se las que lleven a los seres humanos a un bienestar general, sino que representan el instrumento para encontrar mecanisnos de solución a las problemáticas globales.

Lejos a ser un mordaz opositor al uso de las tecnologías de la comunicación, el sociólogo, quien se define marxista, remarca que ese pensamiento ha planteado que la tecnología tiene un gran potencial para el cambio social. Hay que pensar cómo tenemos que cambiar nuestro mundo para que esa tecnología tan increíble dé de sí lo que puede dar y, a partir de su uso, seamos los que generemos cambios políticos y sociales.

Justo es esa idea la que desarrolla en Sociofobia: el cambio político en la era de la utopía digital (Debate-Penguin Random House). Planteo cierto cuestionamiento de la ideología dominante relacionada con el papel que juegan las tecnologías de la comunicación en nuestro entorno político, social y cultural. Cómo (el uso de) éstas guarda estrecha relación con la ideología neoliberal, del mercado. Y hago una reflexión sobre las posibilidades emancipatorias.

Desde su perspectiva, las redes sociales sólo son una extensión de la realidad que cada persona intenta vivir. Tiene que ver con generar conceptos de seudolibertad y seudoautonomía (creados en el mercado), que son una distracción frente a retos muy cotidianos como la desigualdad social y económica o el sometimiento al mercado de trabajo y al sistema político.

Considera que el sistema de mercado ha generado en el imaginario colectivo simulacros de libertad, autonomía y sociabilidad, lo que en muchas ocasiones se reproduce en la red.

“Aunque mi trabajo sea horrible, me paguen poco y me tenga que alinear, siento que tengo libertad, porque puedo comprar algún producto (…) Hoy Facebook es desde donde convertimos nuestra propia vida en un espot. Hay una conexión muy fuerte entre el consumismo y cómo vivimos las redes sociales, como si el mercado nos hubiese colonizado.”

Este jueves 16 de julio, a las 18 horas, en la biblioteca Vasconcelos, el autor junto con el académico de la Universidad Nacional Autónoma de México, Édgar Morín, participará en un conversatorio sobre su obra. También se sumará a las actividades de Wikimanía, congreso sobre la red organizado por Wikipedia que se realizará del 15 al 19 de julio en el hotel Hilton Alameda.

Simple Share Buttons