viernes , 22 enero 2021

Doña Consuelo, mamá del «Chapo», el personaje más buscado por los medios en Badiraguato

Doña Consuelo, mamá del «Chapo», el personaje más buscado por los medios en Badiraguato

Irene Medrano Villanueva

¡Los reporteros nos quitan la modorra!, comentan los habitantes de Badiraguato, quienes, dicen, aquí no hay nada más que hacer que ver pasar las horas.

Badiraguato sigue siendo un pueblo tranquilo, no se ve ninguna seguridad, lo único que ha roto el sosiego a este pueblo señorial es la presencia de reporteros locales, nacionales e internacionales, quienes pululan en busca de la mejor foto y de la mejor declaración que les dé la nota de “El Chapo” Guzmán.

Hay reporteros de televisión y también de prensa escrita como el reportero del New York Times, Willie Neuman, quien es bien recibido por los parroquianos de la localidad.

Parco en la conversación, con una leve sonrisa, señala que dejó la gira del papa Francisco por venir a Badiraguato a “ver qué pasa con el Chapo”.

Así como él, los reporteros se la pasan en la plazuela buscando la reacción de los habitantes del pueblo.

Unos se explayan, otros parcos y algunos más se dicen temerosos de hablar, pero todos lo que sí externan es su orgullo de ser de esta localidad.

Lo único que temen es que de un momento a otro se rompa esa tranquilidad con la llegada de la fuerza pública.

“Ustedes los reporteros son inofensivos, pero Dios nos agarre confesados si llega la milicia”, dice en broma José Aguirre, quien da las gracias a los medios de comunicación “que nos han quitado la modorra. Ahora venimos pa acá, como no tenemos trabajo, ni nada que hacer, entonces, aquí sentados en las bancas los esperamos pa contarles lo que quieran saber”.

La gran mayoría de los medios de comunicación preguntan, indagan y esperan que alguno de los parroquianos les diga cuántas horas se hace a La Tuna –lugar de origen del “Chapo”-, y si no hay peligro.

Nadie dice nada, unos les aseguran que son cinco; otros tres horas. “Pero no se les ocurra ir para allá, ahora más que nunca es muy peligroso.

Además, los caminos están muy malos por las lluvias y doña Consuelo, la mamá del Chapo, no da entrevistas”, sugieren.

También el alcalde de Badiraguato, Mario Valenzuela, aconseja a los reporteros no adentrarse a la sierra, y advierte: “yo no me hago responsable”.

Por lo que los reporteros no la piensan dos, tres, sino varias veces para adentrarse a los accidentados caminos, sin un guía o alguien que les sirva de soporte.

Mientras las autoridades mexicanas y estadounidenses ofrecen recompensa por quien dé datos sobre el paradero de Joaquín “El Chapo” Guzmán, los periodistas se atoran en la cabecera municipal en busca de un contacto que los adentre a lo más intrincado de la sierra para entrevistar a la madre del presunto narcotraficante, pero nadie acepta.

Una mujer policía asegura que en Badiraguato está todo tranquilo. Es más, no hay homicidios dolosos como en otras regiones del estado, mucho menos robos y asaltos.

Los pobladores aseguran que hasta pueden dejar el carro con las llaves puestas y las puertas de par en par y no pasa nada.

La cabecera municipal tiene un poco más de 20 policías preventivos y aun así es un pueblo tranquilo, donde la gente puede transitar en paz, dicen.

Es lunes, los reporteros extranjeros tienen suerte, localizan al alcalde, les da entrevista, se siente temeroso de que a su gente las fuerzas federales la vayan a tratar mal, en caso de que vengan a buscar al capo a la sierra de Badiraguato.

Luego el miércoles llega otro grupo de reporteros nacionales, locales y extranjeros, quieren ver al alcalde, pero su secretaria informa que anda de gira por la sierra, atendiendo necesidades de la gente e inaugurando obras.

La respuesta llama la atención de los reporteros extranjeros. “Es osado el alcalde, como que en estos momentos se adentra a la sierra”, dicen mientras descansan en la plazuela.

Están pendientes de que salte la nota, un albañil que trabaja en las obras que están haciendo frente a la alcaldía y en son de broma, asegura: “el Mario está haciendo también su “chapotúnel” y los reporteros paran oreja.

¡Qué bien, qué bien!, dice uno de ellos, quieren más información, pero se desilusionan cuando les aclaran que la obra que está haciendo es un balcón para dar el grito el 16 de septiembre.

¡Eso ya no ser nota….!, dicen desilusionados.

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle me gusta a nuestra página www.cafenegroportal.com.

 

Simple Share Buttons