jueves , 5 agosto 2021

Las deudas del gobierno de Malova

Por Alma Alcaraz

Desde el inicio del actual sexenio, el gobernador del estado ha dejado claro el interés de obtener recursos por cualquier medio y a cualquier precio, así como de infringir las leyes que fuesen necesarias para obtener sus deseos.

Lo anterior quedó demostrado cuando al inició de su sexenio solicitó y se le autorizó por parte del Congreso del Estado la megadeuda de $2,600,000,000.00, y además cuando dichos recursos fueron utilizados para el gasto corriente (acción que prohíbe la Constitución del estado y la Ley de Deuda Pública).

Además, no podemos olvidar cuando el 7 de junio del 2014 medios nacionales publicaron que el gobierno de Sinaloa había adjudicado sin licitación a una empresa china un contrato para la adquisición de 1 millón 500 mil placas para automóviles, por un monto que ascendió a 331 millones de pesos.

Dicha empresa que vendió al Gobierno del Estado de Sinaloa las placas a 210 pesos cada juego, las vendió al gobierno del estado de Jalisco a 120 pesos el juego, pero a través de licitación, mientras que Sinaloa decidió comprar de manera directa a la empresa China las placas y pagarlas además 75% más caras y desembolsar 331 millones de pesos sin licitación.

Y qué decir de las deudas con proveedores que han tenido que pasar un calvario para que se les liquiden sus cuentas.

Nada de estas prácticas han cambiado, al revisar la cuenta pública del Gobierno del Estado elaborada por la ASE, correspondiente al segundo semestre del 2014, las irregularidades y las deudas afloran de manera espectacular.

Empezando por lo que se ha vuelto un clásico de esta administración, los pasivos sin fuentes de pago, es decir, deudas que no se pueden pagar ya que no hay dinero necesario para liquidarlas.

Existen deudas de gasto corriente (pasivo) por $4 mil 571 millones 757 mil 311 pesos, sin embargo, solo se cuenta con 614 millones 474 mil 085 pesos para pagarlas; el resto, que suman $3 mil 957 millones 283 mil 226 pesos, es el pasivo sin fuente de pago, porque no se tiene el recurso para pagar dichas deudas.

Los préstamos a corto plazo que fueron contratados durante el 2014 ascendieron a 4 mil 570 millones 858 mil 833 pesos. Esta resulta una falta grave, ya que en base a la Ley de Deuda Pública en su artículo 33, el gobierno puede contratar deuda pública sin que la autorice el Congreso del Estado hasta el tope del 5% del total de los ingresos ordinarios recaudados en el ejercicio que en este caso, el 5% equivale a 908 millones 70 mil 715 pesos.

Lo anterior significa un desacato más a las leyes, una argucia mal hecha, para obtener una gran cantidad de recurso que supera a la famosa “megadeuda” en un 75%, pero sobre todo se traduce en una afrenta al Congreso del Estado, una deuda que no pasó por la aprobación del congreso, que no fue vista en medios, que no fue juzgada por la ciudadanía, que se oculta en una cuenta pública, que seguramente será aprobada por diputados que tienen un “megacompromiso”, no con el pueblo, sino con Malova.
El tema que envuelve esta serie de irregularidades es la falta evidente de contrapeso, papel que debería de tomar la oposición, pero al estar la mayoría de los diputados en el pandero del poder del Ejecutivo estatal y al conjuntarse todo en uno mismo con el cemento de la corrupción, poco o nada podemos hacer los ciudadanos por el momento, pero ya llegarán las elecciones del próximo año y esperemos que no olvidemos que gobierno tenemos y tengamos claro que gobierno queremos tener.

Excelente semana

¡ Dios les bendiga !

 

 

 

 

 

Simple Share Buttons