domingo , 18 agosto 2019

El reino mágico del Morrín

Walt Disney fue uno de los más grandes visionarios del siglo XX; constructor de un impero transnacional que rebasa países, edades, culturas e idiomas; genio de la mercadotecnia y desarrollador urbano inigualable. A 60 años de la apertura de Disneylandia lo que se construyó a partir de la caricatura de un ratón es hoy uno de los principales ejemplos de orden y planeación en lo que se refiere a espacios públicos.

Culiacán dista mucho de ser un reino mágico menos aún un ejemplo de desarrollo urbano exitoso, pero nuestras autoridades – específicamente el alcalde- entendieron la vida de Don Walt al revés. Sergio Torres está convirtiendo la ciudad en una caricatura a partir de morrines sin color o gracia alguna – al menos el ratón Mickey se movía en sus primeras apariciones- en dos años la vida pública de Culiacán se reduce a las andanzas de monigotes y sus desventuras con la sociedad. Culiacán es una parodia de la realidad, pero sin la magia y la belleza de los profesionales de las caricaturas.

El primer día que Disneylandia abrió sus puertas al público ocurrieron bastantes contrariedades en la inauguración del parque. El calor aquél 17 de julio de 1955 era espantoso, los refrescos se terminaron antes de medio día, el agua de los bebederos fue insuficiente para dar respiro a la multitud, los zapatos de tacón de las damas se hundían en el asfalto recién vertido debido a las elevadas temperaturas; todo pintaba para un desastre, sin embargo, al otro día se volvieron abrir las puertas y todas las contingencias fueron resueltas. Aprendieron de sus errores. Hoy no existe un solo parche en las calles, un barandal sin pintar o una lámpara fundida. El reino de Walt es un espacio público donde no hay lugar para los descuidos por más insignificantes que parezcan.

En nuestra ciudad no tenemos la suerte de la casa del ratón, los encargados de resolver los problemas públicos no tienen tiempo de preocuparse en nimiedades. Reparar calles, revisar lámparas, pintar infraestructura urbana y resolver la movilidad de personas no está a la altura de sus talentos. Un ayuntamiento que no atiende las obligaciones básicas de su mandato está condenado a la ruina moral a sus ciudadanos. Buscar reparar el orgullo de una ciudad con morrines sin alma es una afrenta al valor cívico de cualquier sociedad.

Walt Disney no solo aprendió de los errores de aquella inauguración, a partir de aquél día su visión creció hasta convertirse en fundador de ciudades planeadas hasta el último centímetro. Años después, posterior a su muerte, vio la luz uno de los centros públicos y urbanos más exitosos en la historia de la humanidad. Walt Disney World, ubicado en la ciudad de Orlando Florida es el pináculo de los desarrollos sustentables y futuristas de la tierra. Lo que nació en una pantalla siendo una caricatura es hoy sinónimo de modernidad, orden, planeación y bienestar.

El reino mágico de los morrines es la visión decadente de una ciudad, una mala caricatura de un asentamiento urbano. Lo más importante para cualquier sociedad son sus pobladores, sus personas, sus habitantes. Cuando el alcalde pone como prioridad a las caricaturas sobre el pueblo, es momento de reflexionar y pedir enfoque. Si en Disneylandia le dan preferencia a las personas sobre las botargas ¿sería mucho pedir a Sergio Torres que pusiera su prioridad en resolver el problema de sus gobernados? En lugar de dedicar tiempo y esfuerzos en encontrar morrines fugados.

Agradecimiento: A partir de hoy lunes inicio un nuevo ciclo como “opinionologo” con entregas los días lunes, miércoles y viernes. Agradezco a Café negro Portal y a su director general, Carlos Rosas, por el espacio que me brinda. Espero seguir contando con su atención, amable lector. Aquí estaremos escribiendo sofismas de ocasión.

EL MEMENTO DE HOY

meme-valgame

Twitter: @juanordorica

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

 

Simple Share Buttons