domingo , 25 agosto 2019

Anaya y su Corral

El próximo domingo 16 de agosto el panismo elegirá, vía consulta a sus militantes, al nuevo dirigente nacional del PAN. Existen dos candidatos en la contienda. Por un lado tenemos a la joven promesa – ya ni tan joven, ni tan promesa- Ricardo Anaya, quien viene de desempeñarse como Secretario General del partido y desempacado de la cámara de diputados; por otro lado está el experimentado tribuno y excelente polemista , Javier Corral, quien actualmente cobra como Senador de la República.

Ambos candidatos tienen el currículo suficiente para ocupar el puesto de Presidente del partido, sin embargo cada uno representa diferentes formas de ver y entender la política. Ricardo Anaya ha sido señalado en reiteradas ocasiones de sus nexos con el actual grupo en el poder en Acción Nacional. Se le acusa de ser un Patiño para las aspiraciones del sequito de Madero y un títere muy barnizado para presentarlo como la cara amable de futuras triquiñuelas. Javier Corral, por otro lado, tiene fama de intolerante, obstinado, osco y hasta revolucionario trasnochado de izquierda – pecado mortal en el PAN-. Los dos son víctimas, de lo que, eufemísticamente se le conoce como campaña de contrastes – guerritas de lodo para los mortales-.

Todo parece indicar que Ricardo Anaya saldrá triunfador de la contienda. Su campaña parece más eficiente, y sobre todas las cosas, consolido a muchos liderazgos de diferentes corrientes en torno a su propuesta. El análisis interesante no se encuentra en quien resultara ganador de la contienda, eso se da por descontado. El análisis que vale es el fenómeno de unidad ficticia que se está materializando alrededor de Anaya. Por ficticia me refiero a la idea que todos los grupos se están haciendo de Ricardo Anaya. Es muy curiosa la percepción tan diferente que manifiestan cada una de estas corrientes cuando se platica con ellos por separado acerca de lo que esperan de él como dirigente.

En Sinaloa podemos ver claramente este fenómeno. La corriente que actualmente controla dirigencia del partido a nivel estatal, encabezados por Adolfo Rojo, Martín Heredia y Edgard Burgos, considera que Anaya será un aliado e interlocutor con los poderes del centro. De la misma forma, la oposición a la actual dirigencia cuyos líderes visibles, Adolfo Beltrán, la Familia Osorio, Alejandro Higuera y el Senador López Brito, también apoyan con todo a Ricardo. Amén de otros grupos que también han jurado su lealtad al ex presidente del congreso, El Dr. Guadalupe Robles y Guadalupe Carrizosa, entre ellos. La supuesta unidad que se está formando entorno a Ricardo Anaya, es ocasional y cada grupo querrá cobrar sus prebendas cuando el momento llegue.

Ante tantos compromisos y de tan diferentes procedencias, el sentido común y la experiencia plana nos dicta que con alguien se va quedar mal. El Corral de Anaya no está en su contrincante, está en sus alianzas. Él novel político tiene muchas sorpresas debajo de esa serena personalidad. Los que piensan que lo están usando se van a sorprender cuándo los usados sean ellos. Ricardo Anaya no será lo que las corrientes del PAN esperan de él, pero si será lo que los militantes desean de él.

EL MEMENTO DE HOY
j

Twitter: @juanordorica

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons