miércoles , 13 noviembre 2019

Tin Tan y los morrines

Por: Juan B. Ordorica

El 19 de septiembre se cumplieron 100 años del natalicio del gran Germán Valdés “Tin Tan”.

Los mexicanos lo recordamos entrañablemente todos los días en sus canciones, películas, fotografías e incomparable estampa.

Don Germán marcó un hito en la pantalla de plata y dio vida a uno de los personajes sociales más representativos de la época: «El Pachuco».

Fue tanta la importancia de este personaje culturalmente que el mismo Octavio Paz en su multipremiada obra “El laberinto de la soledad” dedicó un capítulo completo a la idiosincrasia de «El Pachuco».

Para fines prácticos: los pachucos son el equivalente de los “cholos” modernos – con mucho menos sentido del buen gusto- . “Tin Tan” supo encarnar los personajes de barrio, incluso mejor de Cantinflas. En su obra cumbre “El rey del barrio” nos regaló una suprema actuación y dejó muy en claro que en el sector social el que manda es el pícaro sobre cualquier institución del Estado.

Sergio Torres no es ningún Pachuco, pero es lo más parecido a un cholo en la política. El alcalde entiende perfectamente el lenguaje de barrio y maneja al dedillo las reglas no escritas de las clases populares, incluso prefiere trasgredir algunas normas y reglamentos municipales con tal de erigirse como el autentico «Rey del barrio culichi».

“Tin Tan” alcanzo su éxito en compañía del inolvidable “Carnal Marcelo”, un cómico Patiño regordete que acompañaba y servía de catalizador de las bromas del «Pachuco». El carnal Marcelo ayudó notablemente a la consolidación como estrella de Germán Valdés y muchos piensan que si la intervención de este personaje jamás hubiera podido tener la fama que llegó a tener.

Sergio Torres no tiene su carnal, pero irónicamente aspira a convertirse en el «Patiño» de un clon de Capulina. El alcalde quiere colgarse de la fama del “Carnal Beltrones” para construir su carrera; necesita del éxito de este encumbrado mitad político-mitad rey del humorismo blanco para subir en la escalera del éxito político.

Al final de su prolífico camino Germán Valdés terminó luchando contra un ejército de botargas marinas en la decadente película “El capitán Mantarraya” . El rey del barrio había quedado atrás y “Tin Tan” había perdido su magia popular. Terminó siendo lo que no era y olvidando la personalidad que tanto amaron los mexicanos.

Sergio Torres está apostando su futuro a un ejército de morrines; parece que se aleja de su éxito electoral y aspira a ser lo que no es. Hay momento en la vida de todo hombre que debe entender que “El capitán Mantarraya” nunca será “El rey del barrio”.

EL MEMENTO DE HOY

b

Twitter: @juanordorica

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons