miércoles , 18 septiembre 2019

Jesús Estrada Ferreiro y Jaime Palacios Barreda, «los extremos se tocan»

Por: Juan B. Ordorica

Dice un viejo adagio: “Los extremos se tocan”.

En el caso de nuestra izquierda ranchera mexicana, sobre todo en MORENA, nunca antes había estado tan cerca de la extrema derecha, muy pegada al nazismo.

Si quitamos las ideologías racistas y las doctrinas maltusianas, los principios de MORENA se parecen mucho al manifiesto del partido Nacionalsocialista (NAZI) alemán.

Para muestra un botón: Exigir la desaparición de las instituciones del Estado por unas que representen al pueblo nacional sobre los intereses de los poderes fácticos.

Para los seguidores de AMLO, más que tocarse entre extremos, existen como un espejo de ese tipo de doctrinas sectarias.

En días recientes el Führer sureño se tomó a bien visitar Culiacán. Esto con la intención de coronar al defensor de la Soberanía Nacional capítulo Sinaloa –otra similitud con el nazismo es inventar títulos rimbombantes entre sus seguidores–, semejante título nobiliario recayó en manos del malquerido Jesús Estrada Ferreiro.

Una parte del respetable no estuvo de acuerdo con esta acción; la resistencia liderada por Jaime Palacios montó en cólera y sacó los tambores de guerra.

Todo esto en presencia de su amadísimo líder, Andrés Manuel López Obrador.

Para continuar con las similitudes –guardando muchas proporciones- durante los primeros años del régimen Nazi en Alemania tuvo lugar un hecho histórico conocido como “la noche de los cuchillos largos”.

En términos prácticos fue una purga dentro del mismo partido. Ernest Röhm, quien era el dirigente de las fuerzas SA, representaba un ala dentro del nazismo que conservaba cierta independencia al resto del partido.

Por supuesto, esto no gustó a las altas autoridades del nacionalsocialistas y ordenaron terminar con Röhm y sus seguidores. Al final de ese día el último reducto de oposición fue exterminado.

Aquí en Culiacán, sin llegar al exterminio, las máximas autoridades de MORENA cepillaron a Jaime Palacios, un líder de izquierda con autonomía política.

Jesús Estrada Ferreiro fue impuesto bajo el argumento de una encuesta que lo posiciona como la máxima figura MORENA, pero el Führer de Macuspana técnicamente lo que está realizando es una purga entre los militantes indisciplinados y desobedientes. Faltaba más, palabra de Führer es palabra divina.

En el colmo de las contradicciones mentales, Andrés Manuel perfila a un personaje muy ligado al poder estatal. Tal vez no de manera directa, pero Jesús Estrada siempre ha querido pertenecer a la clase gobernante.

Es un eterno candidato a cuanto puesto el Congreso del Estado publique en convocatorias, sobre todo ha buscado en innumerables ocasiones ser procurador del estado.

Por otro lado, Jaime Palacios es un tipo quien, aunque se esté en desacuewrdo con sus ideas, se ha mantenido firme y congruente en las luchas de izquierda durante toda su vida.

Los MORENAZIS alistan sus cuchillos largos. Fuimos testigos de unos cuantos minutos de una larga noche que le espera a la Renovación Nacional.

Los disidentes al Führer deben mostrar obediencia absoluta, aún cuando esto implique empeñar sus principios a manos de una encuesta. ¡SIEG HEIL AMLO!

EL MEMENTO DE HOY

 

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons