domingo , 22 septiembre 2019

¡Cuidado con la guerra fría en el PRI!

Por Juan Ordorica

El pasado viernes 9 de octubre el senador Aarón Irizar decidió que era tiempo de anunciar al mundo su aspiración a ser gobernador. Esto de ninguna manera se puede considerar como una noticia sorpresa o una acción inesperada por parte del ex alcalde de Culiacán.

Si algo caracteriza al varias veces legislador es la ortodoxia y apego a las tradiciones de la liturgia política.

La conferencia de prensa significó un requisito más del dogma priista.

La verdadera noticia de este destape se encuentra en la indiferencia de sus adversarios al interior de su partido.

Fue muy curioso ver las reacciones –mejor dicho las no reacciones de los otros pretensos del tricolor-.

En el último año fueron comunes las porras y deferencias que a través de redes sociales, o cualquier otro medio, los actores del PRI tenían entre ellos.

Un informe de actividades, presentación de alguna ley, toma de protesta o cualquier pretexto era bueno para felicitarse unos a otros, y hasta se derretían en elogios mutuos – obviamente acompañada de la respectiva foto abrazados y sonrientes- .

Todavía hasta hace un año los tres senadores presentaron su informe de labores de manera conjunta.

A la fecha ni en solitario se acordaron de realizar su informe – hay que entender que en la vida hay prioridades-.

En el caso de Daniel Amador el posicionamiento al destape de Aarón tuvo un dejo de molestia y un mucho de retador al decir que cuando él vaya anunciar sus intenciones será un evento de mayor tamaño; Diva se dedicó a minimizar el hecho aduciendo que era una situación normal y de plano Sergio Torres ni se molestó en declarar algo al respecto. Heriberto Galindo fue el único que saludó las intenciones de su adversario con un escueto tuit muchas horas después.

Relativamente fue notorio el vació que le hicieron al senador Irizar. Los priistas, siempre participativos y orgullosos de los suyos, no quisieron opinar nada en sus cuentas de Twitter o en Facebook; en el semblante de muchos de ellos se reflejaba incomodidad.

Hay algunas señales que la tan buscada unidad tricolor no está permeando muy bien entre los liderazgos. Los han dejado correr y algunos sienten que los van a frenar antes de alcanzar la recta final. El PRI es un partido que se caracteriza por sus decisiones verticales. Es por eso que muchos suspirantes están leyendo el anuncio de Irízar como una señal de la cúpula y eso les duele.

Algunos analistas piensan que la guerra del PRI será sangrienta y sin cuartel. A mí parecer lo que estamos a punto de presenciar es una guerra fría, donde las fuerzas se van a inclinar con el bando que tenga armas más grandes y destructoras, sume muchos aliados a su causa o termine infiltrando al rival. Por lo pronto, el viernes contemplamos el desfile de las milicias de Irízar y sus enemigos sintieron frío.

EL MEMENTO DE HOY

m

Twitter: @juanordorica

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons