miércoles , 18 septiembre 2019

Cuén se vende con publicidad engañosa

Hay que ser un vendedor muy experimentado para convencer a los clientes que un producto de manufactura China tiene la misma calidad que uno fabricado en Alemania.

El PAS, más que un partido político (secta para algunos), debería ser considerado como un producto, así como ser sujeto de sanciones por parte de la Cofepris al ofrecer publicidad engañosa.

El amadísimo líder del PAS, Héctor Melesio Cuén Ojeda, en lugar de buscar convertirse en gobernador de Sinaloa, tendría que someter su candidatura como presidente vitalicio de todas las asociaciones de ejecutivos de venta y mercadotecnia del estado. De otra forma es inexplicable el éxito que tiene a la hora de ponerle precio a un producto de mediana calidad.

Para defender el argumento de la dudosa rentabilidad electoral del PAS, sólo hay que hacer caso a los siguientes números:

Si bien en el 2010 el PAS no existía como partido, Melesio Cuén ya presumía una fuerza de 100 mil afiliados a su causa a través de la fundación “Cuenta Conmigo” (curiosamente la filantrópica asociación dejó de funcionar después de la elección).

Durante ese proceso, las huestes cuenianas demostraron su espíritu mercenario al intentar encabezar una alianza contra el PRI para terminar como rémora del vizcarrismo en una candidatura por la alcaldía de Culiacán con menos votos que el fallido aspirante a gobernador, Jesus Vizcarra.

En la sumatoria final el cuenismo quedó 10 mil votos por debajo del candidato a gobernador (182 mil de Vizcarra vs 172 mil de Cuén).

En términos prácticos, el súper aliado no sumó un voto extra, pero sí le terminó costando un buen número al PRI (Para algunos costó la gubernatura).

Un par de años más tarde, en el 2012 el cuenato decidió que la alcaldía era poca cosa y unió sus fuerzas a una conocida súper villana (la maestra Elba Esther) para enfilar en busca de la Senaduría.

El maestro Cuén pintado de Nueva Alianza terminó en la cuarta posición con 180 mil votos. Si tomamos en cuenta que la elección fue estatal y que llevaba de aliado a los maestros del sindicato, sumar 9 mil votos respecto a la elección anterior, es una desgracia en la estrategia desde el punto que se le quiera ver.

Ya en el 2013 con el cuenismo institucionalizado, bajo las siglas del PAS, en todos los distritos de Sinaloa donde presentaron candidatos propios tuvieron una sumatoria de 120 mil votos. Muy lejos de los 180 mil que alcanzó Cuén en la elección de senador un año atrás.

Los números no mienten. Si damos un seguimiento puntal a la evolución de la verdadera fortaleza de Cuén, podemos notar que no es, ni con mucho, la ola arrolladora que se pretende vender.

En su más reciente campaña de publicidad engañosa quiere confundir con números en las encuestas. Una cosa es el conocimiento y otra muy distinta la intención de voto. Es posible que muchos sinaloenses conozcan a Cuén, pero no necesariamente eso se traduzca en votos efectivos, menos aún cuando añadimos los negativos que viene arrastrando.

Para ganar la gubernatura de Sinaloa, se necesitan aproximadamente 570 mil votos (eso fue lo que consiguió Mario López Valdez en 2010), lo que representa el PAS está muy lejos de esa cifra, sobre todo si consideramos que al día de hoy no han ganado ni municipio o distrito alguno por ellos mismos.

Sus logros electorales se reducen a un puñado de diputados plurinominales y regidores. Cuén no es el culpable de vender mercancía de segunda a precio de primera. Los que lleguen a dilapidar sus denarios en productos chinos creyendo que compran calidad de marca estarán siendo víctimas de la publicidad engañosa más elaborada políticamente.

De algo deben estar seguros: No tendrán una Profeco a la cual recurrir para que les regresen el dinero en caso de sentirse engañados.

EL MEMENTO DE HOY

p

Twitter: @juanordorica

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons