miércoles , 18 septiembre 2019

Alianzas enredadas, retrasadas y raspadas

Juan Ordorica

(@juanordorica)

Era casi media noche. Después de una larga jornada de negociaciones, de estira y afloja, de vender caro su amor, de comprarse unos a otros finalmente, se registró la esperada alianza PAN-PAS-PRD. El “amadísimo líder”, Héctor Melesio Cuén, estiró al máximo la liga del tiempo y negociaciones para conseguir todos los espacios solicitados en su pliego petitorio. El PAN lo compró, el PRD no chistó y colorín colorado esta alianza ha comenzado.

Allá, por los rumbos del bulevar Madero, después de curaciones con vitacilina, pomada de la campana y algunos curitas, tuvieron su evento de la unidad (esta columna no tiene risas grabadas por respeto a los lectores). El auditorio Benito Juárez se puso a reventar de militantes que por primera vez en sus vidas veían al ungido de la sonrisa torcida. Como quinceañera con 9 chambelanes, Quirino fue presentado a la sociedad.

Por andar cerrando cicatrices y sobándose el lomo unos a otros, al PRI se lo olvidó juntar las cartillas de vacunación, actas de matrimonio, dispensas parroquiales y demás documentos que se necesitan para registrar una alianza.

Llegaron al INE cual estudiante de preparatoria pidiendo al prefecto que lo dejaran entrar después de la campana de entrada. No cabe duda que la puntualidad mexicana, entre muchas otras dolencias, está muy arraigada en el tricolor.

El Partido Verde y el PANAL están que se comen las uñas por saber si van solos o se suman al banquete de migajas que el PRI les va soltar en caso que los sabios consejeros del INE acepten el justificante médico por andar llegando tarde.

Tal vez no lo parezca, pero estos detalles tan simples como ir solo o coaligados (esta palabra me encanta) pueden ser la balanza en una elección que pinta para ser la madre de todas las comedias.

En nombre de las alianzas electoreras el teatro de lo absurdo está muy próximo a levantar el telón en Sinaloa. En las próximas elecciones vamos a ver de todo: Demócratas revueltos con autoritarios, dinosaurios con seres evolucionados, gatos con perros, feos con guapos y vampiros con doncellas.

El juego de las alianzas se enredó mucho. Incluso la que ya registraron PAN–PAS–PRD puede venirse abajo si las condiciones cambian o si alguna de las partes piensa mejor las cosas y decide competir en solitario. El PRI y sus rémoras están todavía en una situación más precaria: no tienen la certeza jurídica que las autoridades validen su impuntualidad temeraria.

Las matemáticas no son una ciencia que se lleve muy bien con la política; las alianzas son un buen punto para probar este argumento. Sumar partidos de ninguna manera es lo mismo que sumar militantes, al contrario, en muchas ocasiones se restan el doble de las voluntades.

Cada partido político está obligado a responder por sus aliados. No es válido que se desliguen ante las fallas de sus socios. Es obligación de las partes unidas revisar los antecedentes, deseos, intereses e ideología de quienes los van acompañar en las elecciones. Los ciudadanos van a cobrar en las urnas las buenas o malas elecciones de los matrimonios por conveniencia
EL MEMENTO DE HOY

j

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons