miércoles , 18 septiembre 2019

El Papa, para Sinaloa

Por: Juan B. Ordorica (@juanordorica)

En ocasiones, aunque uno quiera, extraerse de los temas de coyuntura (otra de las palabrejas que me encantan y empalagan a los políticos) que acaparan los medios, columnas y opiniones son muy difíciles de ignorar. Este es el caso de la visita del Papa a México.

La visita de Francisco es una excelente oportunidad de tocar el tema de la espiritualidad de los sinaloenses y el tipo de fe que profesamos. De primera intención podemos suponer que el catolicismo sigue siendo la religión más aceptada en nuestra entidad; sin embargo, a diferencia del centro de la República, el catolicismo es mucho menos rígido (por utilizar un eufemismo) y bastante alejado de los estándares del creyente promedio mexicano.

Sinaloa no tiene una tradición espiritual de trascendencia nacional. Visitas como las del Papa las vemos desde un punto de vista meramente contemplativo y hasta como una curiosidad televisiva. Seguramente existen personas que viven con mucha vehemencia este tipo de eventos, sin embargo, no es algo que defina nuestra identidad como sinaloense.

En Sinaloa se vive una mezcla extraña entre la doctrina romana y el paganismo supersticioso. Estamos en los umbrales de fundar una especie de religión endémica, mezcla entre los dogmas tradicionales y la cultura “buchona” (me gustaría bautizarlo como la religión del Buchonilismo). En ninguna otra parte del país podemos encontrar una adoración tan fanática a santos apócrifos y figuras casi demoniacas como es el caso de la santa muerte.

Por otro lado, los grupos cristianos evangélicos poco a poco ganan terreno en nuestras comunidades. Cada vez son más los ciudadanos que se unen a esta corriente religiosa y están cobrando una fuerza considerable. Son tan importantes estos grupos que, incluso, están incursionando en la política; han llegado al extremo de solicitar posiciones, candidaturas y participar activamente en la toma de decisiones de los partidos políticos.

El Papa en Sinaloa se reduce a la presencia de nuestro gobernador Mario Lopez Valdez en palacio nacional como uno de los invitados especiales en al acto protocolario de bienvenida como jefe de Estado Vaticano al Papa Francisco. Básicamente fue un evento muy alejado de nuestra atención. Una anécdota del almanaque nacional.

Mención aparte la excesiva, y a veces hasta invasiva cobertura de esta visita. México es otro, pero los medios parecen no entender esa realidad. El gobierno federal mismo parece que suspendió su funcionamiento por regalarnos un buen rato de shows. Aun así… y después de todo más les vale tener un resto del sexenio con puros éxitos, pues ya utilizaron la máxima carta distractora en su baraja de trucos.

EL MEMENTO DE HOY

p

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons