sábado , 17 agosto 2019

Sergio Torres y Quirino Ordaz ponen en riesgo la elección

Por: Juan B. Ordorica (@juanordorica)

Grabaos los unos a los otros está inscrito en las tablas de los mandamientos de campaña. No hay político que no esté expuesto a que ventilen sus miserias en público, sobre todo en la hoguera de la inquisición digital: las redes sociales.

Primero fue Fernando Pucheta, el candidato del PRI a la alcaldía de Mazatlán, con sus dos millones de pesos para gastos varios de campaña, después fue desplazado de los primeros lugares del Billboard de cochupos por el sonado éxito del dueto sensación Quirino y Sergio “Necesito apoyo en las sindicaturas”.

Obviamente, los implicados se ampararon en la defensa tradicional de estos penosos incidentes: “No soy yo. Me editaron”. Es verdad que las campañas de contraste o negras – como desdeñosamente le llaman las víctimas- buscan denostar a los adversarios de las formas más variadas posibles, pero en el caso de las grabaciones de Quirino y Sergio, más que un invento tecnológico, es la continuación de una seguidilla de acciones que vienen a confirmar el piso disparejo en el que se mueven el alcalde Sergio Torres y el candidato a gobernador del PRI, Quirino Ordaz.

Dicen que si hace como pato, camina como pato, tiene pico de pato y nada como pato debe de ser pato. Quirino y Sergio son un par de magníficos patos en los estanques sinaloenses.

Sergio ha dejado muy en claro el nulo compromiso que tiene con la investidura como alcalde. Una vez sí y la otra también utiliza los recursos del ayuntamiento para impulsar a los candidatos del PRI. Basta tomar de ejemplo una foto que circula en redes sociales, donde una camioneta del ayuntamiento transportaba brigadistas del PRI. Por su puesto él lo negó, pero son la suma de este tipo de hechos los que ratifican la voracidad de Torres.

Por otro lado, tenemos a Quirino, alguien que se presuntamente representa los atributos de un estadista; nada más alejado de la realidad. Recitar uno tras otro los programas de apoyo federales y estatales para venderlos como promesas de campaña, de ninguna manera lo convierten en un estadista. Pero sus repetidos deslices en campaña de querer tratar diferente al priismo del resto de los sinaloenses lo convierten en un sectario de facto. Las grabaciones con Sergio no hacen otra cosa que confirmar su personalidad.

Cualquier ingeniero de sonido o estudiante de edición de video puede sin mucha dificultad dar fe de la veracidad de esas grabaciones; por supuesto que no son legales de ninguna manera y atentan contra las libertades individuales de los involucrados, pero inequívocamente reflejan las pretensiones y apetitos de los que en ellas aparecen. Sergio no deja de ser un operador electoral y nunca será buen gobernante y Quirino es igual o peor que los políticos que dice despreciar. Sus miserias los desnudan.

Dice el gobernador Mario López Valdez que busca evitar un “colimazo” e impedir que las elecciones se vean anuladas por la intervención del Estado. Parece una declaración muy tardía, sobre todo si consideramos que no tiene la capacidad de amarrar las manos a los alcaldes “quedabien” … Después de todo, al PRI no le gusta nadar sin los preciosos bules que los gobiernos le inflan elección tras elección.

EL MEMENTO DE HOY

sergio

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons