domingo , 18 agosto 2019

Los negritos de la «Negrita» Cruz

Por: Juan B. Ordorica (@juanordorica)

No es fácil ser candidato. Es la aduna que se tiene que cruzar para ser un verdadero representante emanado de la soberanía.

Hay todo tipo de candidatos: sangrones, carismáticos, simpáticos, alegres, bailadores, pillos, desenfadados, cultos e ignorantes, pero todos y cada uno de ellos, sin importar su personalidad, tienen que salir a convencer al ciudadano, luchando contra el draconiano calor sinaloense.

Uno de los distritos donde la batalla luce más competida e interesante es, sin duda, el distrito XIV, con sede en Culiacán. Tres partidos políticos y dos independientes (los otros no se ven por ningún lado) se disputan palmo a palmo cada casa, calle y colonia. Es aquí, en este ríspido campo de batalla, donde la figura de una negrita y sus negritos le han puesto sabor a la contienda.

Yenifer Cruz con mucha creatividad tiene la virtud de despertar al panismo histórico que parecía hibernar el sueño de la indiferencia en esa demarcación electoral.

Acompañada de su tropa de “negritos”, como emotivamente les llama Yenifer a sus voluntarios, todos los días recorre a media mañana, cuando el sol se ensaña con rabia sobre el asfalto culichi, colonia tras colonia, en busca del voto que haga la diferencia.

Ahí, donde el hambre arrecía, la inseparable brigada de la «Negrita» pizca alegremente ciruelas, mangos, almendras y naranjitas que gustosos los vecinos ofrecen de sus árboles familiares; si el cansancio y la sed aumentan, la «Negrita» no abandona su recorrido y a la vista de la primera sombra benefactora, se toma el descanso canicular postrada en la banqueta y a continuar con el recorrido. No hay lugar para comodidades.

Nunca faltan los perros -los peores enemigos de las campañas políticas- que han puesto en polvorosa en varias ocasiones a la tribu de los negritos, pero puede más las ganas de compartir las propuestas que las fobias caninas, al final hasta los perros posan para la selfie.

Seguros contra baches y microcréditos baratos para generar autoempleo son la punta de lanza que la «Negrita» lleva a los ciudadanos.

Un pequeño abarrote, adultos mayores y estudiantes recién egresados son los que prestan la mayor de las atenciones cuando a su puerta llevan este discurso.

En campaña, los días parecen que duran la mitad y los negritos, que en su mayoría son voluntarios de centros de rehabilitación, se ven exhaustos, pero felices de saludar personas y pegar calcas en las casas que visitan.

Sorprende la disposición de trabajar sin remuneración, sin embargo, aclaran que en la vida hay que ser agradecidos y solamente están regresando los favores de las gestiones de la que fuera la única regidora que atendió sus necesidades.

El día está cerca de llegar a su fin. Un grupo de jóvenes realiza una carne asada a un costado de un canal. Invita a la tropa de la «Negrita» a compartir algunos tacos con ellos, mientras muestran socarronamente una imagen vandalizada de una de las lonas de la «Negrita».

Los jóvenes se disculpan entre bromas y risas, reconocen su travesura y todos juntos se toman una foto con la parodiada obra de arte.

Ganar una elección nunca es fácil, pero cuando una campaña es alegre, divertida, creativa y empática con las personas cualquier candidato debería sentirse satisfecho consigo mismo. Yenifer regaló una contienda polémica y diferente a esta elección llena de candidatos y lugres comunes… Después de todo, siempre se va agradecer que alguien busque regalar emotividad donde hay hartazgo.

EL MEMENTO DE HOY

negra

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons