sábado , 15 agosto 2020

¡Vaya! Un priista alzó la voz en el Congreso de Sinaloa

¡Vaya! Un priista alzó la voz en el Congreso de Sinaloa

Irene Medrano Villanueva

En un verdadero galimatías se convirtió el desarrollo de la sesión del congreso, donde “un duende” subió al pleno un dictamen en el que el titular del Ejecutivo solicita la donación a favor de la Secretaría de Marina un terreno de 631 mil 187 metros cuadrados ubicado en Teacapán, mismo que ni el presidente de la Comisión de Hacienda, Óscar Valdez López, lo conocía, sin embargo, por la mayoría priista y los diputados del PAN Francisco Solano y Adolfo Rojo Montoya lo aprobaron.

Se le dio primera lectura al dictamen y sin más obviedad, en caliente se solicitó la dispensa de la segunda lectura, cuando regularmente, por no decir casi siempre, se manda a las comisiones como por ejemplo la ley de obras públicas, a la que hace dos semanas se le dio la primera lectura al dictamen y es hora de que no se presente la segunda lectura, la discusión y aprobación en su caso.

“Es que se le están quemando las habas al Chuquiqui y a Solano para quedar bien con el gobernador”, decían diputados desde sus curules, cuando el presidente de la mesa directiva, Francisco Solano, “se le hace bolas el engrudo”, bromeaba una diputada priista.

Desde el pleno, el diputado del PRI Óscar Valdez pedía al presidente de la Mesa Directiva le regresaran el dictamen para analizarlo y hacer algunas observaciones.

“Como presidente de la Comisión de Hacienda, le solicito revisarlo y hacerle algunas observaciones”, pedía el diputado.

El presidente de la Junta de Coordinación Política, Jesús Hernández Chávez, desde su curul, daba instrucciones para que se procediera a la dispensa y viniera la votación, mientras que Óscar Valdez insistía que se le permitiera conocer el dictamen.

El diputado Roque Chávez López pedía la dispensa y acto seguido el presidente de la mesa directiva le respondió al diputado priista que se iba dispensar la segunda lectura, pero que antes de discutirlo, le regresaría el dictamen para que lo analizara y le hiciera las observaciones correspondientes.

De inmediato se puso a votación y la mayoría votaba para la dispensa del dictamen, y Solano Urías de inmediato trató de que el pleno también votara para que se regresara el documento a la Comisión de Hacienda, hecho que no le pareció al diputado Hernández Chávez e interpeló al presidente desde su curul.

¿Entendí que el pleno aprobó dispensar la segunda lectura y ponerlo a discusión? ¿Fue así?», preguntó Hernández Chávez.

Sí, así es, respondió Solano Urías al priista.

“Entonces, eso es lo que procede, ponerlo a discusión, ya está acordado por el pleno, se dispense, y se ponga a discusión, eso ya se aprobó», atajo Hernández Chávez.

Solano Urías ya no sabía qué hacer ante el choque de rieles de los priistas, por lo que optó por decretar un receso de cinco minutos para que los diputados se pusieran de acuerdo.

Tal parecía que los legisladores no le hacían caso al presidente de la mesa directiva, la sesión continuaba con diálogos de un lado y de otro. “Se decreta un receso de un minuto, perdón de cinco minutos”, insistía Solano Urías.

Luego llamó a Hernández Chávez y a Óscar Valdez se acercaran a la tribuna, sólo Valdez López acudió el llamado, mientras Hernández Chávez no ocultaba su coraje. Sin receso y sin que se cumplieran los cinco minutos, la sesión continuó para que desde la tribuna Solano le advirtiera al priista Óscar Valdez:

“Ya no le puedo regresar el dictamen”.

Óscar Valdez, molesto, de inmediato abandonó la sesión.

En tribuna, el diputado independiente Ramón Lucas le dio la razón al priista al argumentar que era inexplicable que comisión presentaba este dictamen ante el pleno y es lógico, dijo, que el presidente de la Comisión de Hacienda lo quiera conocer, porque tampoco el pleno lo conoce.

Para que un tema se suba a tribuna a través de la orden del día tiene que ser aprobado por la Junta de Coordinación Política y la presidencia de la mesa directiva, una vez aprobado por las comisiones a las que les corresponde aprobar el contenido

Argumentó que instalar una base de la Secretaría de Marina, que incluye una pista de aterrizaje, sería incompatible con el proyecto turístico que se ha anunciado en la zona.

Finalmente, el dictamen, fue aprobado por mayoría, con los votos en contra de los diputados panistas Laura Galván y Roberto González, el independiente Ramón Lucas y el de Movimiento Ciudadano, Freddy Andrés Martínez. “Va contra la Ley Orgánica, no estamos en contra de la donación sino de las formas”, argumentó la diputada Laura Galván.

Café Negro/El Sol de Sinaloa

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons