domingo , 25 agosto 2019

INEptiutudes de un IEES perdido 

Por: Juan B. Ordorica (@juanordorica)

Ha costado mucho trabajo a nuestro país construir un sistema de elecciones medianamente confiable. Miles de ciudadanos regalan con entusiasmo tiempo y esfuerzo durante la jornada electoral para transparentar el proceso de selección de nuestros gobernantes.

Al instalar, organizar, cuidar y contar los votos la ciudadanía vigila celosamente el producto de la voluntad popular. Por desgracia, todo esto se ve opacado por las malas administraciones de los árbitros electorales.

El flamante INE (Instituto Nacional electoral, antes IFE) y la subsidiaria local, IEES (Instituto Estatal Electoral del Estado de Sinaloa) tuvieron un papel que rayan en la ineptitud en el pasado proceso electoral.

Desde el inicio del calendario por allá en el lejano octubre del 2015 arrastran un vademécum de hierros, absurdos, excesos y complicidades. Lo que tendría que ser un árbitro neutral, resultó ser, en muchas ocasiones, un liado más del sistema político local.

Todos los que alguna vez hemos jugado fútbol con un árbitro de por medio sabemos perfectamente que no necesita marcar penales inexistentes, anular goles claros o expulsar a un jugador descaradamente para alterar el resultado de un juego. Lo que se necesita para influir en el resultado del juego es dejar de marcar las pequeñas faltas en medio campo que, sumando cada una de ellas, van desquiciando al equipo que es afectado.

Es la suma de las pequeñas fallas arbitrales lo que termina reventando a un equipo y cargando la balanza para una de las partes.

Algo por el estilo fue lo que sucedió en estas elecciones. El IEES fue un árbitro cargado. Es verdad que no cometió un error monumental, pero fue dejando pasar muchas anomalías, especialmente al PRI. Nunca pudo meter en control los desmesurados gastos de campaña, frenar la intervención descarada de los gobiernos federales, estatales y municipales y mucho menos meter en cintura a los cuerpos policiacos que servían como extensión de los poderes facticos. Todo un desastre.

Qué decir de la organización de los debates entre candidatos (fríos, desangelados y pocos). Mientras los ciudadanos mostraron estar a la altura, el IIES demostró un retroceso espeluznante. Hace 6 años, desde el desparecido Consejo Estatal Electoral las cosas estuvieron cargadas para el PRI. No fue diferente en esta elección, con la diferencia que además de parciales fueron INEptos.

El tiro de gracia al IEES fue el PREP. Un sistema desastroso por cualquier lugar donde se le vea. La logística fue de una lentitud pasmosa y un software poco intuitivo, malo y con anomalías; Incluso, si se le compara con el de hace 6 años, fue un retroceso. La tecnología no avanzó. En la elección de Malova–Vizcarra , a pesar de acusaciones más serias de parcialidad, el PREP nunca falló y desde un inicio mostró resultados fluidos y apegados a las actas.

Si existiera vergüenza profesional, todos los consejeros del IEES deberían presentar su renuncia, pero ya sabemos que esas cosas no pasan aquí. Nadie renuncia bajo ninguna circunstancia, aunque la dignidad se vaya en ello … Después de todo qué podemos esperar de unos consejeros que tienen menos personalidad que un florero en una mesa de regalos.

EL MEMENTO DE HOY

ine

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons