martes , 25 junio 2019

PRIllerías

Por: Juan B. Ordorica (@juanordorica)

El PRI ganó en Sinaloa; Quirino Ordaz será el próximo gobernador de nuestro estado por 4 años 10 meses a partir del primero de enero de 2017.

Los números parecen contundentes y tal vez no dejen lugar a dudas, pero el trámite de la elección estuvo repleta de irregularidades que no abonan en nada a nuestra incipiente democracia.

En una elección tan holgada puede parecer que un partido político no necesita de trampas, cochupos o ventajas para ganar; no es así con el PRI. El tricolor siente que se ahoga si no pone en práctica las viejas y nuevas tácticas de la mapachería electoral.

Es de reconocer que el PRI es un partido institucional a la hora de aceptar los resultados y no arman alborotos muy graves una vez que los procesos terminan, incluso cuando pierden. Sin embargo, toda esa flema institucional desparece en las trincheras de las elecciones y las urnas.

Se infundan en sus trajes de mapaches y utilizan todos los medios bien y mal habidos con el fin de conseguir el resultado. El espíritu de la democracia no es lo suyo. Como cualquier espíritu prefieren exorcizarlo.

Ejemplos puntuales tenemos muchos. Culiacán es un caso emblemático. Aun teniendo un candidato muy competitivo en Jesús Valdés, recursos casi ilimitados, estructura sólida y todas las ventajas posibles sencillamente no pudieron resistirse a la tentación de jugar chueco.

Fue muy curioso ver cómo aparecieron boletas marcadas de imprenta con votos para el PRI; paquetes electorales enrollados sin doblez visible alguno en las boletas, curiosamente todos los votos contabilizados para el PRI (existen videos); la famosa operación carrusel prolifero por toda la ciudad y “n” trucos de alquimia electoral por doquier.

La intromisión de los alcaldes a favor del PRI fue grosera. Quirino se dio vuelo grabando éxitos del hit parade pidiendo que Sergio Torres le echara una manita en las sindicaturas. El descaro y el cinismo es tal que hay voces al interior del PRI que piden la expulsión en medios de comunicación de alcaldes que no ayudaron a sus candidatos.

Por ley, los alcaldes deben de ser imparciales, pero, para el PRI, no hay decoro y no les importa ventilar en público que los servidores públicos están para atender los caprichos de su partido (recuerdan las ventanillas VIP para el PRI)

En Mazatlán Pucheta presumiendo que la policía ministerial reventaba oficinas de sus adversarios a petición de parte.

En fin, las PRIllerías no faltaron y nadie se quedó sentido. Todos los municipios tuvieron alguna en particular.

A nivel nacional la historia fue otra. Las PRIllerías no alcanzaron para tapar la debacle y es cuando el PRI necesita entender que ya necesita jugar limpio … después de todo, su naturaleza puede terminar por hundirlos como el escorpión que pico a la rana en medio del río.

EL MEMENTO DE HOY

capulina

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons