sábado , 17 agosto 2019

El PRI y su reina de corazones

Por: Juan B. Ordorica (@juanordorica)

Draconiana, banal, superficial, desconectada de la realidad e instrumento de un sistema donde la locura se antepone a cualquier realidad coherente es el personaje de la reina de corazones de Lewis Carroll. Sinaloa también tiene su reina de corazones.

Mientras el país se resquebraja y los problemas se acumulan uno sobre otro, nuestra reina de corazones niega la realidad y se la vive ocultando las rosas blancas del jardín priista con el carmesí de sus declaraciones.

“El PRI nunca se equivoca”, “El PRI siempre sabe lo que quiere, aunque no lo parezca”. Nos dice la senadora Diva Gastélum, declaración lanzada desde las alturas de una clase priista que hace mucho se divorció de la realidad y decidió irse a vivir al país de las maravillas.

Al igual que Alicia, el PRI no sabe qué camino tomar, solamente quiere llegar a cualquier destino; el camino que ha elegido es el de la reina de corazones: la insensatez.

Desde luego que el gobierno priista no se equivoca cuando aumente los precios de la gasolina (algo que ellos prometieron que no iba a suceder); el gobierno priista no se equivoca cuando aumenta las tarifas de electricidad (la reforma energética está bien, nosotros no la comprendemos); los gobiernos priistas no se equivocan con la corrupción voraz de sus gobernadores (todos tienen sus casas blancas, incluida la de Las Glorias de la reina de corazones) ; el gobierno del PRI no se equivoca cuando recula en la reforma educativa,; no se equivocan frenando la depreciación del peso o cuando la violencia sigue escalando, pero, sobre todas las cosas, el PRI no se equivocó con Manlio Fabio Beltrones que le terminó costando 7 gubernaturas.

Por su puesto que el PRI no se equivoca en ninguna de esas acciones. El tribunal de la reina de corazones dicta sentencia antes de tener el veredicto, y al que no le parezca, que se atenga al decapitamiento político. Así está marcado en el capricho favorito de la reina: “Que le corten la cabeza”. Los naipes temen a su reina; ella no se equivoca y depende de sus gobernados que sea así.

En política, cuando la soberbia toma el lugar de la razón, los pueblos sufren y cuando la autocrítica, tan necesaria para mejorar el ejercicio de gobierno cede su lugar por el fanatismo ideológico, los gobiernos son sustituidos. Diva no es más que el reflejo de la decadencia de un sistema partidista que no termina por entender la democracia.

Según el dogma católico, el Papa es infalible, según el dogma priista, su partido no se equivoca; los dos se equivocan.

Más triste para el PRI aún, la iglesia ya ha aceptado sus errores y se ha disculpado por ellos…

Nuestro país de ninguna manera es el de las maravillas. Tenemos que evitar que las reinas de corazones nos quieran imponer su verdad distorsionada e insensata… después de todo Diva podrá ser todo lo senadora y reina que quiera, pero ella misma es el ejemplo viviente que el PRI comete errores.
EL MEMENTO DE HOY

diva

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons