jueves , 22 agosto 2019

“El niño no fue sustraído; se dirigió solo a una juguetería”, relata a Café Negro supuesto testigo

“El niño no fue sustraído; se dirigió solo a una juguetería”, relata a Café Negro supuesto testigo

Culiacán, Sinaloa (Café Negro Portal).- La administración de la plaza comercial Andares, en Zapopan, Jalisco, emitó un comunicado este día sábado para rechazar las versiones de que un menor de edad fue víctima de un intento de rapto el día de ayer en este lugar.

Un video que fue publicado ayer por Café Negro Portal mostraba a una joven señora exclamando entre los comensales del área de alimentos del complejo comercial que le habían robado a su hijo, mientras algunas personas en el lugar intentaban explicarse la situación o trataban de ayudar.

Luego de unos minutos, el menor, de cuatro años de edad, fue encontrado en una juguetería de la plaza.

La versión de la administración, basada en los videos de seguridad, señala que el menor se fue caminando solo y terminó en la tienda de juguetes, sin que nadie lo haya intentado robar.

Entre tanto, a Café Negro Portal llegó la versión de uno de sus seguidores, quien afirmó que fue testigo presencial del hecho y narró a detalle lo que observó.

#Alerta Circula en redes HOY en ANDARES, presenciamos un episodio de terror. A las 5:00 de la tarde se intentaron…

Posted by Noticias Café Negro Portal on Friday, May 10, 2019

«Hola! Soy Ernesto y quiero relatarles bien la historia “del niño secuestrado en Andares“, ya que nosotros fuimos los que auxiliamos a esta mujer y a su familia y nos quedamos hasta el final».

«Esta familia llega y se sienta a comer en Sushi Factory (la familia se conforma por mamá, papá y dos hijos, su primer hijo Maximiliano y Luciano, quien se extravió). El papá se dirige al baño con Maximiliano y Luciano le dice a su mamá que él quiere irse con su papá, la mamá le comenta que subiendo las escaleras estaba el baño, se voltea. Baja la mirada para guardar el teléfono y llevarlo al baño. Levanta la mirada… y el pequeño desaparece».

«La mamá se da cuenta que no está, regresa a la mesa y ve que tampoco estaba sentado… empieza a buscar y entrar en pánico, le pregunta al esposo ¿Dónde está? Por consecuencia, el esposo entra en pánico y ella empieza a gritar con toda su fuerza que dónde está su hijo. Sus oraciones eran ¡Dónde está mi hijo, me lo robaron!- ¡Luciano!, en repetirás ocasiones mencionaba su nombre. De más está mencionarles la impotencia y la fuerza con la que gritaba».

«También decía: ¡Díganme que es un sueño! -¡Me robaron a mi hijo! -¡Sólo fue un segundo!- ¡Por el amor de Dios, aquí estaba!

«Y mientras mencionaba todo esto, sólo caminaba en círculos, de la mesa a las salidas del restaurante. Se puso en medio de los camellones donde circulan los carros y gritaba su nombre ¡Luciano!».

Mientras sucedía esto, el esposo fue a buscarlo a la zona de juegos de la plaza, ya que el pequeño Luciano ya reconocía el camino a los juegos. Regresa el esposo agotado y la mamá pregunta ¿lo encontraste? Él, con la cabeza le dijo No, y ella se tira al suelo tapándose la cabeza diciendo ¡me lo robaron!.

«El papá de nuevo sale a buscarlo. Y se acerca un señor y dice; “yo vi a dos gordas con faldas largas, ellas lo traían“, al escuchar esto la mujer entró aún más en pánico, pues ya le estaba confirmando el señor que se lo habían llevado.

«Los meseros estaban de un lugar a otro, la seguridad de la plaza ya se encontraba ahí y empezaron a tomar declaraciones y a cerrar la circulación.

«Los papás, por las circunstancias, no se percataron que habían dejado sus pertenencias en la mesa donde estaban comiendo, así que mi mamá las tomó y resguardó para que nadie se aprovechara de la situación. «Entre sus pertenencias se encontraban la bolsa, cartera del esposo y los zapatos de Luciano. Nosotros le pedíamos una foto del pequeño Luciano y le preguntábamos cómo venía vestido y dijo “camisa azul“, “tiene 4 años“ y ya que las referencias no eran del todo concretas, le pedimos una foto, pero, claro, con la desesperación y cómo temblaba, era imposible desbloquear el teléfono. Cuando por fin lo logró, nos mostró una foto de los dos.

«Fue ahí donde empezamos a mostrar la fotografía del pequeño y que traía una camisa azul y que su edad era 4 años y que también compartieran la foto para que su búsqueda fuera más efectiva. Pasaron 10 minutos con el pánico y todos movilizándose y hasta orando, por supuesto, ella en la misma situación repitiendo las mismas oraciones y todos buscando.

«Los paramédicos llegaron y empezaron a desalojar el lugar y tratar de atenderla, pero ella se encontraba rodeada de madres que comprendían su situación.

«Llega uno de los gerentes de Andares y dice “ya lo encontraron“. Pasan 3 minutos más y el niño llega con su papá. Él se encontraba en la juguetería.

«En ese momento damos aviso a las personas que estaban comiendo y atentas o ayudando que ya había sido encontrado. Cuando ya estaban más calmados y la familia reunida nos acercamos y les entregamos sus pertenencias intactas.

«El gerente del sushi se acerca y nos muestra el video de vigilancia, donde el niño se le cae su juguete al momento de acercarse a las escaleras, se agacha por el juguete para tomarlo y se va ¡por un costado del restaurante!.

«Sin ayuda de nadie, nadie lo obliga, nadie lo jala. Sin duda, fueron 20 minutos desgarradores por los gritos y la despertaron de las personas . Tan fuerte estuvo el escenario que una de las meseras del restaurante de un costado terminó desmayada.

«Me atrevo a contar la historia porque nosotros fuimos testigos de esto hasta el final», expone el usuario.

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons