domingo , 25 agosto 2019

El PRI juega sin saber ser oposición en el Congreso

El PRI juega sin saber ser oposición en el Congreso

+ El PRI juega sin saber ser oposición

+ Un inoperante grupo parlamentario

+ Los posicionamientos a destiempo

+ En política no existe nada por nada

+ Lo peor, sin acuerdos con dirigencia

Por Heriberto Millán G.

El PRI nacional no sabe ser oposición o no quiere aprender y si allá en las cúpulas priistas sólo destellos tienen cuando realmente no están de acuerdo en un tema, en los estados y municipios ni pensar que lo sean. Están, solamente, acostumbrados a recibir línea.

En Sinaloa esto es muy claro y se refleja en lo que llaman Grupo Parlamentario del PRI, en el Congreso del Estado.

La percepción es que no hay conducción y la que se hace es circunstancialmente aprovechada por el diputado Sergio Jacobo para sus intereses político electorales, que por cierto, no le dan rentabilidad alguna.

Es fácil detectarlo, la “oposición” que reflejan en el Legislativo es meramente mediática, de gritos y sombrerazos, pero nada efectiva. Los resultados saltan a la vista.

Y un par de ejemplos, para no ir muy lejos: la aprobación de la Reforma Educativa y el gran exhorto, en posicionamiento, que hacen a favor del productor de tomate sinaloense, una semana después. Es decir, posiciones retrasadas producto del análisis periodístico del asunto y del desarrollo que ni siquiera dan cuentan con certeza, de cómo se lleva a cabo la defensa.

Cuál el tiro de precisión que debe ser.
Veámoslo entonces.

En primer lugar, es entendible que a partir del conocimiento que cada reforma y cada ley es perfectible, entendemos perfectamente el que la diputada Gloria Himelda Félix haya hecho una defensa positiva de la minuta en cuestión, llevada al pleno para su aprobación legal, porque en la misma se hicieron correcciones a la Reforma Educativa de 2013, la denominada reforma de Peña Nieto, pero eso es actualizar el documento y no entregarse políticamente, como sucedió.

Diferencia clara que, a pesar de eso, reiteramos es entendible, los diputados del Partido Acción Nacional se mantuvieron firmes y empáticos con sus correligionarios en la Cámara de Diputados y Senado de la República. Voto negativo. Congruentes pues.

Caso contrario, el del inoperante Grupo Parlamentario del PRI, que todavía a estas alturas, de un segundo período legislativo en su primer año, todavía no tienen un entendimiento pleno con la dirigencia estatal del partido. Y no sólo eso, se maneja al capricho del diputado Jacobo, todavía sin entender cómo es el juego de la política.

Está claro que saber negociar y saber ser oposición en el Legislativo todavía no se le da y, aunque varios de los 7 diputados que le acompañan, tienen idea de cómo comportarse en diversos asuntos, simplemente no tienen libertad para hacerlo libremente.

En política está claro, no puede darse nada por nada, siempre hay algo a cambio y en este caso de la reforma educativa, entregaron los ocho votos del grupo para beneplácito de Morena. De inmediato, tras la aprobación en el Congreso de Sinaloa, vía fast track, la medallita se la colgaron la propia presidenta de la Jucopo, Graciela Domínguez Nava, Imelda Castro y Rubén Rocha Moya, todos de Morena.
Útil para sus intereses político electorales.

Entreguismo, por donde quiera que se le vea para el grupo parlamentario del PRI. Hombre, siquiera hubiera negociado que a cambio le den rapidez a las iniciativas que han presentado en todo este tiempo, que a decir verdad, no todas son de importancia debida, simplemente sirven para simular productividad legislativa.

El otro asunto, criticable por la tardanza, sirve de ejemplo porque desde la legislatura pasada han pretendido pasar como de gran utilidad, es referente a la intervención de la diputada Ana Cecilia Moreno Romero. Repite en el Congreso y fue dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias.

Conoce el tema pero los asesores que le entregaron ese posicionamiento de defensa de los productores de tomate en Sinaloa, desconocen que la negociación es entre particulares y solamente sirve de referencia el que tenga que intervenir el gobierno estatal y el federal.

Además, desconocen que el arancel del 17.5 por ciento todavía no es aplicado a las exportaciones de tomate, para el caso de quienes concurren al mercado norteamericano como Jalisco, Tamaulipas y Baja California, no así para Sinaloa que terminó su temporada legumbrera, pues el Departamento de Comercio de Estados Unidos aún no ha notificado que el acuerdo de suspensión ha terminado.

La información que tenemos es que se encuentra todavía sin dictamen y que en este tiempo, pueden llegar a un acuerdo o hasta que concluya el período que han fijado para el mes de noviembre, fecha en que se analiza si se comprueba que hubo, o no, daño para los productores de la Florida.

Pero hasta entonces, hay confianza en que realmente se llegue a una negociación positiva y que se mantenga el acuerdo de suspensión con un precio fijo para exportar o bien que se vuelva al mercado libre en que se participaba antes de 1996, cuando nuestros productores fueron acusados de dumping en la comercialización del tomate.

Insistimos, poco el conocimiento que se tiene pero, sobretodo, la tardanza en fijar un posicionamiento. Eso es lo criticable, sucedió en la legislatura pasada y ahora ni se diga.

No pasa nada. Nadar de muertito es contribuir a la simulación que tanto daño le ha hecho al PRI.

Nos vemos mañana.

Simple Share Buttons