domingo , 29 marzo 2020

Drogas, un arma y malas amistades, la historia detrás del caso de Humberto Trejo

Drogas, un arma y malas amistades, la historia detrás del caso de Humberto Trejo

Culiacán, Sinaloa (Café Negro Portal).-
Después de más siete horas de audiencia, el juez Juan Luis Quiñones Beltrán, vinculó a proceso a Iván Alejandro «Z» por el homicidio presuntamente cometido por premeditación, ventaja y traición contra el joven Humberto Trejo.

Tras escuchar los medios de prueba de la Fiscalía General de Sinaloa, determinó que son suficientes para establecer este proceso, desechando la solicitud de la defensa de reclasificar el delito por homicidio en riña y no dictar auto de vinculación a proceso este viernes.

De acuerdo a loa testimonios presentados por la Fiscalía General de Sinaloa, al menos dos personas aseguraron que «El Borre» como apodan al vinculado a proceso, les confesó haber asesinado a Humberto Trejo.

Horas antes de que la víctima fuera encontrada sin vida al interior en un predio enmontado del residencial La Primavera, envió mensajes a un amigo, advirtiéndole que tenía por su vida, colocando un icono de un borrego y un chivo para informar sobre quien sería la persona que lo asesinaría, pero no mencionó el nombre.

“Bro si me matan ya sabes quién”, dijo a su amigo, seguidos de dichos emojis de WhatsApp.

Poco después de las 16:00 horas del pasado 25 de enero del 2019 fue el último mensaje que la víctima contestó a su amigo.

Al no obtener respuesta , su amigo de nombre José Eduardo, acudió con los padres de la víctima, mostrándoles la conversación, lo cual llevó a toda la familia a iniciar una búsqueda inmediata del joven.

La Fiscalía General de Sinaloa argumentó que derivado de la investigación, logró determinar que Humberto Trejo acudió al bulevar Sinaloa, en la colonia Las Quintas donde se encontraba “El Borre”, pues había tenido un percance automovilístico.

Testigos de diversas tiendas de este sector aseguraron que un joven delgado y “guerito” acudió a este sitio, y al finalizar el traslado de los vehículos en grúas, brindo “raite” en su unidad de color negro al presunto responsable del asesinato, a quien señalan como “gordito y cacarizo”.

En la declaración vertida por un testigo protegido, que la defensa insistió en que debían de dar a conocer aunque sea sus iniciales, petición que fue desechada por el juez, este testigo aseguró que “El Borre” le confesó que “ya no había más Beto”, como apodaban a la víctima.

A petición del amigo de la víctima, quien le contó la conversación que momentos antes había tenido con Humberto Trejo, advirtiéndole que temía que supuestamente «el borre» atentara contra su vida, este testigo protegido pasó por “El Borre” en su automóvil a un lugar de la ciudad para preguntarle sobre este hecho, respondiéndole que “El Beto le había robado unas libras”, que no existía más beto y que se había pasado de lanza porque le había hablado a su novia”, este último hecho le pareció extraño a este testigo que protegió su identidad pues “El Borre” desde hace años no tiene novia.

Al escuchar las respuestas de “El Borre” esta persona le pidió que bajara de su automóvil, además de que vio en varias ocasiones la forma en que inhaló cocaína.

Otro testigo aseguró que acudió a su domicilio pidiéndole dinero prestado, pero al verlo en el mal estado que se encontraba, al parecer drogado, le pidió que se fuera de su casa, quedándose con él otro de los amigos en la parte exterior de este domicilio.
A esta persona le confesó que había asesinado y que debía irse de la ciudad.

Luego que la Fiscalía General de Sinaloa solicitara a Telcel un informe detallado de las conexiones de datos tanto de la víctima como del acusado, determinó que en ambos teléfonos a partir de las 16:00 horas, momento del accidente automovilístico, las conexiones de datos se emitieron desde las mismas antenas conectadas en diversos puntos de la ciudad hasta las 18:00 horas, cuando ambos arriban en el vehículo de Humberto Trejo al complejo residencial de La Primavera.

Las investigaciones que realizaron peritos determinaron que la víctima recibió siete impactos de bala con un arma calibre 9 milímetros. Primeramente el responsable le disparó dos veces, mientras Trejo se encontraba de espaldas, posteriormente al momento de hincarse y finalmente el último disparo en el rostro.

Además, se encontraron rastros de golpes en diversas partes de su cuerpo e indicios de sangre en el automóvil.
Los exámenes toxicológicos practicados a la víctima dieron positivo en el consumo de mariguana mientras que el acusado a cocaína.

La Fiscalía General de Sinaloa presentó como prueba las imágenes de los videos donde se observa al presunto responsable salir del estacionamiento donde fue encontrado abandonado la unidad de la víctima. Además se observó que portaba una gorra que ese día traía la víctima.

El juez estableció que la próxima audiencia se desarrollará en tres meses más.

El presunto responsable permanecerá en prisión preventiva en el penal de Culiacán.

Simple Share Buttons