martes , 29 septiembre 2020

La lucha por el tercer piso

La lucha por el tercer piso

Por Carlos Rosas

En el PRI de Sinaloa tradicionalmente siempre ha estado fuerte la» caballada» con miras a los procesos electorales, pero en esta ocasión la situación es diferente: Morena es el partido hegemónico en el poder.

El partido fundado el 4 de marzo de 1929 bajo las siglas de PNR por el ex presidente Plutarco Elías Calles y en 1946 refundado con su nombre actual hoy es sinónimo de corrupción dados los tropiezos cometidos por Enrique Peña Nieto durante su administración.

En la memoria de los mexicanos están frescas las corruptelas cometidas en el sexenio anterior y que sirvieron de bandera política a Andrés Manuel López Obrador, primer presidente de la izquierda a partir del 1 de diciembre de 2018.

Antes el PRI iba por «carro completo» y lo lograba y ahora no le alcanza ni para llenar un bocho. Quizá por eso muchos oportunistas estén pensando en buscar candidaturas por las siglas de Morena y no por el partido donde por muchos años militaron y que les permitió hacer carrera política o –en dicho en términos coloquiales– vivir del presupuesto.

Si los políticos priistas pretenden presentarse a la sociedad como una oferta diferente en las boletas electorales tienen que desprenderse de esa imagen que empañó al partido durante la pasada administración, lo cual no han logrado. Si bien es cierto no podemos medir con la misma vara a todos, tampoco podemos negar que la marca sí les afecta.

Frente al encanto que mantienen todavía los mexicanos hacia su presidente, los priistas deben reaccionar y ser una verdadera oposición ya que en 2018 los votantes le entregaron a AMLO el país completo al ser mayoría en las cámaras alta y baja.

De acuerdo con distintas encuestas, la aprobación del presidente López Obrador ronda el 58 por ciento. De hecho, su popularidad cayó en medio de la emergencia sanitaria por COVID-19, según los registros.

Difícilmente el PRI puede presentarse solo en la elección de 2021, pero es arriesgado hacerlo con el PAN porque entonces sí se confirmaría la alianza PRI-AN que en palabras de AMLO pertenece a «la mafia en el poder».

Hablando del PRI, durante los últimos días la relación entre Sergio Torres Félix y Jesús Valdés Palazuelos (por cierto dirigente de ese partido) se ha fracturado ya que ambos buscar ser candidatos. Los dos ya fueron alcaldes de la capital del estado. El primero bastante cuestionado y el segundo su sueño quedó truncado ya que la gente no lo reeligió y decidió votar por Morena, sin conocer la trayectoria del candidato Jesús Estrada Ferreiro, cuyos resultados están a la vista.

Sorbos

Por los rumbos de Morena son varios y varias los que han levantado la mano por ser candidatos y candidatas a la gubernatura, pero la que sí sorprendió fue la diputada federal Yadira Marcos, a quien ni en su casa la conocen, por lo que ya ni la burla perdona.

El trabajo legislativo de la diputada ha sido más gris que un cielo nublado y más bien se ha hecho notar por las conferencias de prensa que organiza, a las cuales unos cuantos reporteros le ponen grabadora.

Si se trata de escoger a una por la llamada cuota de género, la senadora Imelda Castro Castro tiene más cartas para representar una candidatura a la gubernatura, pero ¿apoyarían los sinaloenses a una mujer? Está en chino, pero en los tiempos actuales todo puede pasar. Estrada Ferreiro es presidente municipal.

Los hombres también andan haciendo su «luchita». Rubén Rocha Moya y el Químico Benítez, alcalde de Mazatlán, también han alzado la mano, pero en el camino se les metió Gerardo Vargas Landeros, quien recientemente se declaró morenista y quiere que lo midan en las encuestas con Rocha Moya.

Por cierto este Vargas Landeros anda con todo y ha conseguido menciones de medios nacionales que lo sitúan como uno de los personajes que no debe dejar de tomar en cuenta Andrés Manuel López Obrador.

Y es que recientemente a Vargas Landeros «se le cebó» su plan «A» tras abortar el Instituto Nacional Electoral el registro de Redes Sociales Progresistas, hijo de Elba Esther Gordillo.  La idea era enarbolar una candidatura con demás partidos pues un instituto político de reciente creación no puede tejer alianzas.

Los morenistas no deben confiarse y cantar victoria de cara a la elección del año que viene porque si bien es cierto muchos están en el poder gracias tsunami de votos a favor de Andrés Manuel López Obrador.  Posiblemente el PRI no tiene para aceitar la maquinaria, pero si algo saben hacer es movilizarse porque cuentan con estructura.

Tiempo al tiempo.

 

Siguenos en: Twitter: Cafe Negro Portal

Siguenos en Twitter: Carlos Rosas Parra

 

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons