martes , 20 abril 2021

Adilene y su hija cursan sus clases a distancia sin aparatos electrónicos

Adilene y su hija cursan sus clases a distancia sin aparatos electrónicos

Culiacán, Sinaloa (Café Negro Portal).- En una pequeña vivienda de madera de la colonia Bicentenario, habita la señora Adilene Herrera y su pequeña hija Lorena de 9 años. Ambas son estudiantes y carecen de herramientas para hacer frente a la modalidad de educación a distancia.

Los cambios que generó la pandemia del Covid-19 en la educación, pone en desventaja a muchas familias.

La señora Adilene Herrera, de 29 años de edad, quien labora en la pepena en el relleno sanitario de Culiacán y a la par estudia el segundo grado de la licenciatura de Ciencias de la Educación en la Universidad Autónoma de Sinaloa, asegura que muchos de sus maestros no creen que no cuente con un celular, televisión, tableta, computadora o cualquier otra herramienta tecnológica para enfrentar la modalidad a distancia. “Hay gente que no se la cree que estemos pasando esto”, expresó.

Para sacar adelante su licenciatura y los estudios de primaria de su pequeña recurre a una hermana y amiga. Pide prestado un celular para enviar las tareas, pues no existe forma de tener acceso a las clases virtuales al carecer de un equipo.

La carencia de un equipo y de internet empieza afectar el desempeño de Adilene, quien pese a tener un promedio 9.0 y de enfrentar una difícil situación económica no cuenta con beca de estudios.

A la fecha acumula tres inasistencias en la clase virtual de inglés, ya que a esa hora, su amiga no le puede prestar el celular, pues ella también está conectada en las clases virtuales. “No llevo malas calificaciones en inglés, pero si me molestia muchísimos que puedan bajar mis calificaciones”, lamentó.

Por fortuna los maestros de su hija, quien estudia en la primaria Bicentenario, son comprensivos, y aceptan que la pequeña Lorena envíe las actividades a través del celular en el momento en que cuente con un dispositivo.

Hace unos días, la señora Adilene encontró un celular en la pepena, lo llevó a casa y empezó a utilizarlo para sus clases y las de su hija, pero desafortunadamente el equipo solo funcionó un par de semanas.

Al concluir sus estudios de Educación, la señora Adilene se compromete a ser una maestra comprensiva y humana, pues es indispensable tomar en cuenta la situación económica y anímica que enfrenta cada estudiante.

Si usted desea apoyar a esta familia a adquirir un celular, tableta o computadora, puede comunicarse con su hermana Esmeralda al teléfono celular 6673 43 17 18.

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons