sábado , 24 octubre 2020

El Culiacanazo 365 días después

El Culiacanazo 365 días después

Culiacán, Sinaloa (Café Negro Portal).- El 17 de octubre es una fecha marcada para el pueblo culiacanense, el día en que toda una ciudad fue tomada por la delincuencia para exigir la liberación de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín «El Chapo Guzmán».

El saldo oficial: 16 familias de luto, 10 heridos y una ciudad en llamas mientras que el proceso no ha avanzado contra Ovidio Guzmán, pues no hay ningún cargo en su contra a excepción de la orden de captura emitida por Estados Unidos con fines de extradición.

 

EL DÍA D

Eran las 14:30 horas, en una tarde soleada con un fuerte calor, como de costumbre en la capital sinaloense.

Lupita salió de su trabajo, una oficina del Gobierno Estatal para recoger en la guardería a sus pequeñas de 4 años y 6 meses de edad, cuando quedó atrapada en medio de las balaceras que se registraban en el Desarrollo Urbano Tres Ríos.

Para ponerse a salvo no tuvo otra opción más que refugiarse en su vehículo, tratar de esconderse y evitar todo ruido para ser presa fácil de los delincuentes que se paseaban como «Pedro por su casa» por la ciudad armados, despojando e incendiando todo tipo de unidades a su paso.

Pasaron varios minutos, hasta que Lupita logró salir de su automóvil y corrió hacia un negocio donde se refugio por seis horas, hasta que el estruendo de las balas cesaron un poco.

Así como este caso, miles de historias se desencadenaron en la ciudad de Culiacán, Sinaloa ese día llamado «jueves negro».

Jóvenes sin miedo a mostrar su identidad se enfrentaban con las autoridades estatales y la Secretaría de la Defensa Nacional.

Utilizaban camionetas con fusil barret, AR-15, de los llamados «cuerno de chivo» y otras armas de alto poder que superaban incluso al armamento de las autoridades.

Los delincuentes movilizaron una pipa hacia el complejo habitacional de las familias de los militares, la cual amenazaban con estallar si no liberaban al hijo de Guzmán Loera.

Al paso de las horas, Culiacán perdió todo su estado de derecho. Las madres de familia rezaban en sus hogares a la espera que sus hijos y esposos regresarán sanos y salvos, al tener que permanecer refugiados por más de seis horas en escuelas, hospitales, negocios y hogares de extraños para no convertirse en una víctima más.

Ovidio Guzmán estaba en poder de las autoridades luego de su captura en un vivienda del Desarrollo Urbano Tres Ríos, pero Culiacán era una zona de guerra y los delincuentes amenazaban con seguir los enfrentamientos si no liberaban al hijo del jefe del Cártel de Sinaloa.

Finalmente las autoridades cedieron a la exigencia del «narco», liberaron a Ovidio y la paz regresó a la capital sinaloense.

 

 

LAS EXPLICACIONES

El propio presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, reconoció fallas en el operativo e incluso dijo que no había sido notificado sobre la implementación del mismo.

Aceptó que él dio la orden de la liberación para evitar más muertes en Culiacán.

Desde una conferencia de prensa en el salón gobernadores del Palacio de Gobierno en Culiacán, el secretario de la Defensa Nacional, general Luis Cresencio Sandoval, dio a conocer el saldo del «jueves negro»: 10 personas perdieron la vida y 16 personas resultaron heridos.

Entre las víctimas: un civil, un elemento de la Guardia Nacional, dos custodios y un interno del Centro Penitenciario de Aguaruto así como cinco supuestos delincuentes.

Otros de los efectos del «culiacanazo» fueron más de 40 vehículos incendiados, daños que aún no se reparan a los propietarios, daños en hogares y locales por las balas, así como la fuga de 49 presos.

 

¿Tú donde estabas ese jueves negro?

¿Crees que el estado de derecho y la paz se recuperó a un año de la liberación de Ovidio Guzmán?

 

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons