sábado , 24 octubre 2020

Deudos del doctor Leyva siguen sufriendo la indolencia y el abandono del Sector Salud

Deudos del doctor Leyva siguen sufriendo la indolencia y el abandono del Sector Salud

Culiacán, Sinaloa (Café Negro Portal).- A pesar de que el doctor José Ernesto Leyva Bacasegua entregó literalmente su vida a la lucha contra el coronavirus en Sinaloa, las autoridades de Salud locales y nacionales siguen mostrando la indolencia que sufrió en agonía, pero ahora con sus deudos.

El doctor Leyva Bacasegua falleció el pasado 28 de julio en el Hospital General de Culiacán, nosocomio donde desde semanas atrás tuvo la satisfacción de salvar muchas vidas del mortal virus, pero cuando cayó contagiado no tuvo la misma oportunidad de sobrevivir.

En ese entonces, la familia del médico denunció públicamente el mal trato que recibía de la administración del hospital donde laboraba, pues cuando recién se contagió permaneció una semana en casa recuperándose, pero luego sus propios jefes le exigieron presentarse a trabajar, so pena de perder todas las prestaciones que le habían ofrecido a él y a todos los profesionales de la salud que se desempeñaran en la primera línea de combate al Covid-19.

Los familiares dieron cuenta en su momento que cuando el médico volvió al trabajo, el mal se complicó al grado de presentar bajos niveles de oxigenación y, casi a punto de perder la conciencia, los médicos de guardia del Hospital General le negaron el ingreso a una de las camas.

Cuando al fin pudo ser internado, el doctor sólo vio cómo iba empeorando su estado de salud, hasta que la familia exigió en redes sociales y en medios de comunicación una mejor atención, lo que al paso de unos días se concretó, pero el movimiento era ya tardío.

El doctor Leyva Bacasegua dejó de vivir la noche de ese martes 28 de julio, a sus escasos 34 años de edad.

En esos momentos, el secretario de Salud, Efrén Encinas Torres, atinó a decir ante las preguntas de los medios de comunicación que las lamentables pérdidas de médicos, enfermeros y personal administrativo de los hospitales Covid en Sinaloa serían paliadas con la cobertura de prestaciones laborales y el pago de seguros de vida.

En el caso de Leyva Bacasegua, uno más de los 40 profesionales de la salud que han perdido la vida ante el coronavirus en Sinaloa, no ha llegado ningún tipo de apoyo.

Su joven viuda, Edia Soto Rodríguez, lamenta que las propias autoridades del Hospital General de Culiacán, que en su momento negaron que su esposo estuviera siendo descuidado en su lecho de muerte, ahora ni siquiera le abran la puerta de sus oficinas para darle respuesta a lo que por derecho legal –y hasta moral– tiene su finado esposo.

De acuerdo a lo descrito por el secretario Encinas, hay dos seguros de vida, por 50 mil pesos, para los trabajadores de la Salud que enfrentan al Covid, uno de nivel federal y otro de la secretaría local. También dijo que, en convenio con la AARC, se otorgaría otro seguro de vida, éste por un millón de pesos, efectivo para los 2 mil trabajadores de la Salud que estuvieran enfrentando con su labor al mortal virus.

Pese a que el doctor Leyva Bacasegua estuvo en la primera línea de combate contra el Covid desde el mes de marzo, no le ha sido posible a su viuda reclamar alguno de los tres seguros.

De hecho, narra que la única ocasión que pudo encontrar a un funcionario del Hospital General, este le espetó que el seguro de la AARC no sería aplicado para el doctor Leyva, pues no lo había podido firmar por estar agonizando en una de las camas del hospital.

Aún frente a esta lamentable postura, Soto Rodríguez no ha dejado de insistir ante las autoridades por que al menos se haga justicia en lo material, porque la vida de su esposo no tiene precio ni podrá recuperarse.

El joven doctor se alistó en las filas de la Secretaría de Salud de Sinaloa a inicios de año, comprometido con los principios éticos de la medicina y con la sociedad para salvar el mayor número de vidas del coronavirus.

Su esperanza de que pasada la pandemia pudiera gozar de una plaza laboral en el Sector Salud ha terminado en la ignominia de un panteón, con un matrimonio de futuro brillante, con unos hermanos ya sin su ejemplo a seguir y con unos padres sin el hijo de quien cuidaron siempre el sueño de ser el médico que salvaría muchas vidas.

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons