sábado , 23 enero 2021

El fallo en el sistema inmune que explica por qué las personas acaban en terapia intensiva

El fallo en el sistema inmune que explica por qué las personas acaban en terapia intensiva

El verdadero problema de la pandemia son los casos graves, los que colapsan las UCI y hasta hospitales enteros y al final se traducen en millones de fallecimientos en todo el mundo.

La lucha por evitarlos es lo que está cambiando el mundo, con medidas nunca vistas que intentan limitar los contagios pero amenazan nuestra economía y nuestro modo de vida.

En cualquier caso, en el frente científico, el primer paso es entender por qué tantos pacientes sufren esa versión grave del covid, incluso al margen de la edad o de las enfermedades asociadas. No hay una explicación única, sino todo un rompecabezas en el que los investigadores intentan encajar cada vez más piezas.

Una de ellas acaba de unirse al puzle y podría explicar cerca de un 15% de los casos graves.

Hace unos días, la revista ‘Science’ publicó dos artículos que señalan cómo algunas personas tienen una respuesta inmune innata muy ineficiente cuando se infectan por SARS-CoV-2.

El problema está en los interferones, moléculas que tienen que reaccionar durante la primera fase de cualquier infección.

De acuerdo con una de estas publicaciones, en algunas personas no cumplen esta función porque tienen mutaciones genéticas que les hacen producir interferones defectuosos.

El segundo trabajo detecta otra causa: hay pacientes que tienen anticuerpos contra sus propios interferones, de forma que bloquean su acción.

El resultado en los dos casos es el mismo: la respuesta inmune innata es ineficaz y el virus se multiplica sin oposición nada más invadir el organismo.

Los interferones son sustancias producidas por una gran variedad de células que forman parte de la inmunidad innata o inespecífica que, entre otras funciones, tiene un papel muy importante en las respuestas antivirales.

Por eso, al comienzo de la pandemia, se utilizaron como tratamiento. El problema es que también tienen otros efectos que pueden potenciar la acción del virus. De hecho, el mayor ensayo clínico del mundo sobre posibles terapias, llamado Solidarity —incluía remdesivir, hidroxicloroquina, lopinavir/ritonavir y también interferones—, llegó a la conclusión de que no eran eficaces.

Sin embargo, ahora los interferones vuelven al primer plano de la lucha contra el covid por los recientes hallazgos que publica ‘Science’ y que han destacado otros investigadores en ‘Nature’.

Esta vez, los descubrimientos no tienen que ver con su potencial terapéutico, sino con el papel de estas moléculas a la hora de plantarle cara al virus.

Las investigaciones, lideradas por expertos de Francia y EEUU, han contado con la participación de numerosos especialistas de varios países, incluyendo centros de investigación y hospitales de Madrid, Cataluña, País Vasco, Canarias, Cantabria, Andalucía, Valencia, Castilla y León y La Rioja; de manera que incluyen datos de pacientes españoles.

“Querían estudiar si los pacientes que tenían una mala evolución clínica sufrían algún defecto en la inmunidad innata, buscaban sobre todo mutaciones de genes”, explica a Teknautas Ignacio Molina, catedrático de Inmunología de la Universidad de Granada.

En efecto, los resultados indican que casi un 4% de los pacientes graves presenta mutaciones genéticas que tienen importantes repercusiones en los mecanismos de la inmunidad innata, en concreto, a la hora de sintetizar los interferones. Cuando estas moléculas tendrían que estar en plena actividad para hacer frente al coronavirus, apenas hay rastro de ellas en la sangre de los individuos con estas alteraciones genéticas.

Los investigadores analizaron también a cientos de pacientes asintomáticos o con infección leve para poder comparar y comprobaron que no sufrían estas mutaciones, de manera que habían producido interferones y su respuesta inmune innata había sido eficiente.

Sin embargo, los científicos encontraron algo aún más interesante y menos previsible que estas mutaciones genéticas. El segundo artículo revela que cerca de un 11% de pacientes que sufren una evolución clínica desfavorable tiene ‘autoanticuerpos’ frente al interferón que producen ellos mismos.

«Estos individuos bloquean su propio interferón, es un descubrimiento fascinante y muy sorprendente”, asegura Molina. El proceso es muy similar a lo que ocurre en las enfermedades autoinmunes: nuestro organismo reconoce elementos propios como si fueran extraños y trata de eliminarlos. En este caso, sucede con los interferones y la consecuencia es que “te has dejado una de las armas más poderosas que tienes para la respuesta antiviral”.

Marcos López Hoyos, jefe del Servicio de Inmunología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (Santander) y presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), considera que los dos estudios son reveladores: “Si hay mutaciones genéticas que provocan defectos en los interferones o anticuerpos contra ellos, el resultado es que no hay una buena respuesta inmune innata y la consecuencia es una infección grave por SARS-CoV-2”.

En un proceso normal, la llegada del virus activa la respuesta innata. Los receptores TLR detectan la presencia del patógeno y desencadenan una serie de procesos bioquímicos, entre ellos, la producción del interferón tipo 1, que es el que se ha estudiado en este caso. En el mejor de los casos, es suficiente esa respuesta innata para eliminar el virus, y cuando no lo es, el sistema inmune da paso a la respuesta inmune adaptativa, en la que ya intervienen otro tipo de armas, como los anticuerpos y las células T y B.

Sin embargo, los estudios de ‘Science’ muestran que en esa primera reacción del organismo puede haber problemas serios que ya determinan una mala evolución de la enfermedad.

No obstante, a los expertos les surgen algunas dudas tras conocer estos resultados. Por ejemplo, teniendo en cuenta que existen otros virus que también inducen una respuesta innata por medio del interferón tipo 1, ¿por qué estos mismos pacientes no sufren tantas complicaciones frente otras enfermedades? “Es posible que en otras infecciones virales haya otros mecanismos redundantes, de manera que los interferones tipo 1 no sean tan importantes para la respuesta innata y, en cambio, sean esenciales en el covid, al menos es lo que aducen los investigadores”, explica López Hoyos.

«Está saliendo a la luz información de mucha calidad para contestar preguntas que no tenían respuesta, y esta es una de ellas»

El presidente de la SEI considera que estos trabajos también pueden explicar, en parte, por qué no funcionan los interferones como tratamiento.

“Los pacientes que generan anticuerpos que bloquean el interferón van a realizar esa función tanto si es endógeno como si es exógeno”, comenta. Sin embargo, esto no significa que no puedan funcionar terapias basadas en otros tipos de interferón.

Estos hallazgos sirven para entender las bases por las que se producen algunas de las situaciones clínicas más graves, pero es difícil encontrarles una aplicación práctica inmediata, teniendo en cuenta que los ensayos clínicos con interferones no han aportado nada a los tratamientos.

No obstante, los especialistas creen que se trata de un avance esencial para conocer mejor lo que sucede en los pacientes infectados. “En los últimos días, está saliendo a la luz información de mucha calidad para entender cosas importantes y contestar preguntas que no tenían respuesta, y esta es una de ellas”, destaca Molina.

“Tenemos que terminar de entender por qué razón algunos pacientes tienen una evolución clínica tan desfavorable. Desde el punto de vista inmunitario, es muy complejo, pero poco a poco vamos poniendo más piezas del rompecabezas”, asegura.

(Con información de El Confidencial)

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons