sábado , 19 junio 2021

Ruido de aviones altera las vidas humana y animal

Ruido de aviones altera las vidas humana y animal

Las ondas sonoras viajan por el aire a través de señales eléctricas que penetran en el organismo mediante el nervio auditivo.

Una serie de vibraciones provoca que las células ciliadas, cerca de la parte ancha de la cóclea (una estructura en forma de caracol), detecten sonidos de tonos más altos, como un silbido; mientras otras células un poco más distantes detectan sonidos más graves, como el ladrido de un perro grande.

En el cerebro, las ondas sonoras se traducen en sonidos reconocibles.

El oído humano es capaz de percibir y soportar sonidos correspondientes a niveles de entre 0 y 120 decibeles (dB). Superando esta presión sonora, se pueden producir daños físicos como la rotura del tímpano, pero mucho antes de llegar a ese grado, el sonido puede convertirse en una sensación molesta que hace que se convierta en ruido, del latín “rugitus”, es decir, “rugido”.

Los “rugidos” urbanos integran un variado menú de fuentes de contaminación acústica donde se suman los sonidos de una fábrica (81 dB), la selección musical del vecino (77dB) o el agudo rechinido de las balatas de un camión que evidencia tiempo y maltrato (86 dB).

Se calcula que más de 120 millones de personas en todo el mundo están sometidas a la contaminación auditiva, donde el tráfico automovilístico ocupa un papel preponderante, pero no único.

(Con información de El Universal)

Hazte seguidor de Café Negro Portal con solo darle “Me gusta” a nuestra página www.cafenegroportal.com.

Simple Share Buttons