Gobierno de Marruecos informa que el pequeño Rayan fue sacado sin vida del pozo

Los equipos de rescate recuperaron el cuerpo sin vida de Rayan, el niño de cinco años que cayó en un pozo de 32 metros de profundidad el pasado martes, este sábado a las 21:32 horas.

Cientos de jóvenes gritaron “Ala es grande” mientras las ambulancias salían con las sirenas puestas cuando sacaron al pequeño del pozo. Pero enseguida llegó a los medios de comunicación el mensaje de las autoridades en el que se confirmaba su muerte.

Los técnicos marroquíes acabaron el sábado por la tarde la fase de excavación horizontal para llegar al pequeño. Fuera del pozo aguardaba una ambulancia equipada y un helicóptero de la Gendarmería Real para trasladar al pequeño si era necesario.

En la zona había un amplio dispositivo de seguridad y varios técnicos, y efectivos de la Protección Civil, Ingeniería Civil, expertos en Topografía, además de efectivos de la Gendarmería Real y las Fuerzas Auxiliares, que han formado una barrera de seguridad para evitar que los cientos de ciudadanos congregados se acerquen al lugar de rescate.

Todo el país ha vivido este sábado pendiente de lo que pasa en esta comarca situada a cinco horas y media en coche de la capital. De repente, a las 17.18 empezaron a oírse gritos de “Alá es grande, Alá es grande”. Antes ya se habían oído aplausos. Parecía que los socorristas iban a sacar al niño de un momento a otro. Las fuerzas auxiliares, con sus chalecos amarillos de la Gendarmería real había despejado el camino de salida del pozo desde el mediodía.

Los aplausos y los vítores comenzaban a hacerse más sonoros a partir de las cinco y media. Pero aún no había ninguna noticia cierta sobre el estado del niño. El padre, Jalid, y la madre, se encontraban al pie del pozo, junto a una ambulancia. Otros familiares como Munir Ajorra, de 38 años, aguardaban en la casa de Rayan. “Llevamos sin dormir cuatro días, desde que nos enteramos de que se había caído”.

Munir contó que Jalid, el padre de Rayan, estaba intentando sacar agua de ese pozo. “El pozo estaba seco desde hace 10 años. Y este año hay una gran sequía. Jalid traía el agua con una manguera desde la casa de su padre, que está un poco más arriba”, contaba Munir Ajorra.

La policía no deja acceder a Egrán con vehículo desde la localidad más próxima de Tamorot, a 18 kilómetros. Pero la gente ha encontrado caminos de tierra para meter el coche o se iban directamente caminando. Mohamed, un vecino de Chauen, de 35 años, había pasado la noche del viernes sin dormir en Tamorot. Otros llegaron desde Fez, Rabat… Unos se subían en árboles y la mayoría rodeaban el perímetro de seguridad que había dispuesto la gendarmería alrededor del pozo.

Algunos grupos de jóvenes, al caer la noche, comenzaron a encender hogueras. Otros se planteaban volver caminando a Tamorot, el pueblo más cercano, a 18 kilómetros. Y muchos otros estaban dispuestos a pasar la noche en vela, como ya pasaron la madrugada del viernes al sábado.

Finalmente, a las 21.33, en medio de un gran vocerío, las autoridades sacaron al pequeño.

Verifique también

¡Travesura cara! Niño rompe teletubbie en juguetería y les cobran 40 mil dólares a sus papás

Una familia se vio obligada a desembolsar 33 mil 600 dólares de Hong Kong, 4 mil 255 …

“A los periodistas hay que matarlos de hambre”; filtran audios de “Alito” Moreno

Un nuevo audio muestra supuestamente al dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro Moreno, en la que asegura que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.