“Murió como una heroína”: Niña herida trató de llamar al 911 pero el tirador de Texas le disparó y la mató

La tarde del martes, Salvador Ramos de 18 años, se atrincheró y disparó contra los estudiantes y maestros de cuarto grado de una escuela primaria de Uvalde, Texas, en Estados Unidos. El saldo fue fatal: 21 personas muertas, de los cuales 19 eran eran niños y las dos restantes eran profesoras.

Los reportes preliminares dicen que el joven entró a la Robb Elementary School con un rifle de alto impacto y disparó indiscriminadamente en uno de los salones de clases. Los pequeños acababan de celebrar a los alumnos que estaban en el cuadro de honor, pero en un abrir y cerrar de ojos, se encontraban luchando por su vida.

Amerie Jo Garza, de 10 años, fue una de las víctimas del tirador de Texas. La pequeña murió a causa de los disparos que le dio Ramos a ella y a sus compañeritos. Lo último que la niña escuchó, fue al asesino gritándole “vas a morir”, contó su abuela Berlinda Irene Arreola, al medio local The Daily Beast.

La joven estudiante acababa de ser reconocida en la clase por tener uno de los mejores promedios y su foto aparecía en el cuadro de honor del salón de clases donde tuvo lugar la masacre. Su familia compartió la última foto de la niña sosteniendo orgullosa el diploma que le dieron sus maestras, Irma Garcia y Eva Mirelez, quienes también murieron en el tiroteo.

Antes de morir, Amerie Jo luchó como nadie para salvar a sus amiguitos y profesoras. Berlinda relató que cuando comenzaron los disparos una bala alcanzó a la menor, pero a pesar de estar herida, hizo todo lo posible para tomar un teléfono y llamar a los servicios de emergencia.

En el preciso momento en que marcó el 911, Salvador se acercó a ella y le gritó que moriría, luego le disparó a ella y a otros niños, por lo que la llamada no pudo ser completada. El asesino pudo quitarle el teléfono y colgar, pero no, prefirió rematar a los pequeños de tan solo 10 años.

“En lugar de agarrarlo y romperlo o quitárselo, le disparó. Estaba sentada justo al lado de su mejor amiga. Su mejor amiga estaba cubierta de sangre (…) Murió como una heroína tratando de conseguir ayuda para ella y sus compañeros de clase”, dijo desconsolada la abuela de la niña.

Amerie Jo Garza era una niña inteligente, extrovertida y siempre con ganas de destacar en la escuela. Cuando sus seres queridos supieron que se había registrado una balacera en la escuela, corrieron a buscarla. Habían pasado siete horas de la tragedia y la familia de la pequeña no tenía noticias sobre ella.

Cerca de las 20:00 horas del jueves, Ángel Garza, padrastro de la pequeña, confirmó lo peor: su niña estaba entre las 21 víctimas de Salvador Ramos, quien fue abatido por la policía local, de acuerdo con el reporte de Greg Abbott, gobernador del estado Texas.

“Gracias a todos por las oraciones y la ayuda para tratar de encontrar a mi bebé. Ella ha sido encontrada. Mi amorcito ahora vuela alto con los ángeles…”, escribió desconsolado el hombre en su Facebook.

Con información de El Heraldo de México.

 

 

Verifique también

Johnny Depp regresa a los cines y no como Jack Sparrow

Ha transcurrido un mes desde que llegó a su fin uno de los conflictos legales más sonados …

Tras bloqueos y quemas de vehículos en Uruapan, detienen a tres presuntos responsables

Tras los bloqueos carreteros y quema de vehículos empresariales en la región de Uruapan, corporaciones de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.